Brújula/El precio de la fama

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 24 de 2014
2014-03-24 07:53 p.m.

Hay buenas noticias que generan consecuencias que no son tan positivas. Así podría describirse lo ocurrido después de que el banco estadounidense JP Morgan anunció que elevaría la ponderación de la deuda colombiana dentro de los índices que elabora y son usados por los inversionistas.

El mecanismo es popular entre quienes manejan grandes sumas de dinero, pues en lugar de apostarle todo a una sola opción, permite diversificar el riesgo. De tal manera, también hay índices para acciones o productos básicos, en algunas oportunidades con una concentración regional y en otras, global.

En el caso presente, los bonos emitidos por la Tesorería de la Nación, más conocidos como TES, ganarían cerca de cinco puntos porcentuales en varias canastas de papeles que define la entidad. Eso quiere decir que la demanda por los títulos emitidos por Colombia podría subir entre 3.000 y 4.000 millones de dólares entre mayo y septiembre.

Aunque la suma mencionada es apenas un cálculo a mano alzada, el comunicado fue suficiente para sacudir el mercado. En cuestión de horas la tasa de interés a la cual se venían negociando los TES tuvo una baja, al pasar de niveles superiores al 7 por ciento anual a cercanías del 6,9 por ciento. La variación puede parecer menor, pero cuando se habla de un universo de billones de pesos en TES, el impacto es grande.

Lo sucedido es una muestra de confianza en la economía colombiana. En medio de la turbulencia que ha afectado a las naciones emergentes, el mensaje de fondo es que aquí existe menos riesgo que en otras latitudes. En contraste, la señal es negativa para Turquía, Rusia, Tailandia, Indonesia y Hungría, cuyos bonos perdieron participación.

En el ámbito interno, la otra cara de la moneda fue la apreciación súbita del peso, después de que este se hubiera mantenido en cercanías de los 2.050 por dólar. Hoy las negociaciones comienzan con la tasa de 1.993 definida el viernes, pero falta incorporar el anuncio del Banco de la República de adquirir hasta mil millones de dólares entre abril y junio.

Así las cosas, tanto los exportadores como los productores locales que habían tenido un respiro, están inquietos. Sin embargo, los conocedores insisten en que es muy temprano para sacar conclusiones definitivas y que puede haber movimientos especulativos ante los cuales es necesario reaccionar con cabeza fría, mientras se mantiene la prudencia.

ricavi@portafolio.co

Twitter:@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado