Brújula/Precios con energía

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
octubre 08 de 2013
2013-10-08 03:23 a.m.

No fue despreciable el desfase que tuvieron los analistas al pronosticar el comportamiento de la inflación en septiembre. Y es que el cálculo dado a conocer hace pocos días –de 0,18 por ciento en el mes– resultó ser bien inferior a lo dicho por el comunicado del Dane: 0,29 por ciento.

Por cuenta de esa situación, más de un observador expresó su preocupación, la misma que se transmitió brevemente a los mercados de deuda. El temor es que se esté acelerando la marcha de un indicador que es mejor mantener bajo control.

Ante esa posibilidad, se han escuchado varios llamados a la calma. Estos tienen como fundamento las razones por las cuales el Índice de Precios al Consumidor tuvo un salto inesperado.

Sin lugar a dudas, el motivo más importante tuvo que ver con la energía eléctrica, cuyo avance fue superior al 4 por ciento y que influyó en el comportamiento del capítulo de vivienda. De hecho, si se excluye este componente, el resultado de septiembre habría sido la mitad del descrito.

Tampoco se puede desconocer el efecto de los alimentos, que fue el segundo grupo de mayores alzas, con un 0,38 por ciento. En este caso, el rubro de frutas frescas impulsó el costo de la comida como un todo. Ante lo ocurrido, hay quienes creen que aquí están las secuelas de los paros de agosto, aunque posiblemente las causas sean diferentes.

Pero más allá de ese debate, el punto de fondo es si el escenario inflacionario del país empieza a cambiar, algo que podría llevar al Banco de la República a modificar su política. Al respecto, los expertos sostienen que las cosas deberían volver pronto a la normalidad y que las probabilidades de que la carestía no pase del 2,5 por ciento en el 2013 son elevadas, más allá de lo sucedido.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado