Brújula/ Las promesas en Brisbane

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
noviembre 17 de 2014
2014-11-17 11:53 p.m.

La cumbre que reunió durante el fin de semana en la ciudad australiana de Brisbane a los líderes de los países que integran el Grupo de los 20, dejó un sabor distinto al de otros encuentros. Más allá de episodios como las salidas de tono del Primer Ministro anfitrión o las críticas que recibió el ruso Vladimir Putin por su actitud en el caso de Ucrania, el comunicado final trató de concentrarse en hechos, no en palabras.

Así podría describirse el propósito de poner en marcha cerca de 800 líneas de acción individuales, con el fin de impulsar en más de dos puntos porcentuales el ritmo de crecimiento de las 20 naciones congregadas.

Adicionalmente, se aseguró que las fórmulas aplicadas le permitirían al resto del planeta expandir su Producto Interno Bruto en, al menos, medio punto porcentual.

Las recetas mencionadas se dividen en dos grupos: uno, de políticas macroeconómicas y otro, estructurales.

Ambas se plantean reconociendo que debe haber una mayor coordinación y que la estrategia fiscal necesita ser flexible. Entre líneas se reconoce que la excesiva austeridad genera consecuencias negativas, como se ha visto en Europa.

Por otra parte, se reconoce que la inversión es la clave para acelerar la marcha de las distintas economías y ello exige la toma de decisiones que hagan más propicio el clima. Entre las estrategias utilizadas, los proyectos de infraestructura se mencionan de manera explícita, al igual que las asociaciones público privadas que empiezan a dejar su marca, en el caso de Colombia.

No menos importante fue la promesa de promover la competencia, bajo el entendido de que el funcionamiento adecuado de los mercados es una condición necesaria para el progreso de las sociedades. Dentro de los remedios de los que se habló está el de eliminar las regulaciones innecesarias y las trabas burocráticas, todo orientado a allanarle el camino al surgimiento de más negocios.

Asimismo, se reiteró que el impulso al comercio internacional es un elemento que no puede faltar. Otra vez se volvieron a escuchar las promesas de eliminar barreras y combatir el proteccionismo, aparte de saludar la suscripción de más TLC en varias partes del mundo.

Finalmente, hay un compromiso sobre empleo orientado a aumentar la tasa de participación de las mujeres y bajar la desocupación de los jóvenes. Queda la etapa de la implementación, para que los buenos propósitos de Brisbane no se olviden, hasta la próxima cumbre.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado