Brújula/¿Quietos hasta abril?

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 02 de 2013
2013-12-02 12:03 a.m.

La junta directiva del Banco de la República que se celebró el viernes pasado no fue motivo de sorpresas. En línea con las expectativas de los analistas, el Emisor decidió dejar las cosas como están, ante la percepción de que ha habido una relativa estabilización en las señales provenientes de varios frentes.

Debido a ello, la entidad mantuvo en 3,25 por ciento anual la tasa de interés que les cobra a las entidades financieras por proveerlas de liquidez de forma ocasional. Asimismo, fue dada a conocer la meta de inflación para el 2014, que es igual a la fijada para el presente año. Es decir, 3 por ciento con un rango de variación de un punto porcentual hacia arriba o hacia abajo.

Las razones para tales determinaciones son de orden externo e interno. En el plano internacional se destaca que hay una recuperación lenta, jalonada por las economías desarrolladas, mientras los países emergentes tienen un comportamiento heterogéneo.

Quizás el mayor factor de incertidumbre tiene que ver con el momento en el cual Estados Unidos ponga en práctica el anuncio de cambiar su política monetaria, algo que impactará los niveles de liquidez globales, el costo del dinero y las tasas de cambio.

En contraste, existe la percepción de que los precios de los productos básicos que exporta Colombia tenderán a la baja. Especialmente relevante es la impresión de que la oferta de petróleo va a subir, lo cual se podría sentir sobre las cotizaciones del crudo.

Pasando al plano nacional, hay cierta preocupación sobre las cifras de la industria que volvió a tener números en rojo en septiembre. No obstante, en octubre se detectó una recuperación en la confianza de los consumidores y una mejora en la venta de ciertos bienes, con lo cual el último trimestre del 2013 podría registrar una buena dinámica.

Debido a ello, el Banco se mantuvo en su pronóstico de una tasa de crecimiento que estaría entre el 3,5 y el 4,5 por ciento para todo el año. Por su parte, la inflación debería terminar por debajo del 3 por ciento, tras dejar atrás el que se considera un bache temporal en octubre.

En conclusión, no hay señales inquietantes en el horizonte que justifiquen modificaciones en el rumbo de la política económica. Y si aparece la necesidad de un timonazo, el cálculo de los conocedores afirma que este se daría hasta abril, cuando se tenga claro cómo arrancó el 2014.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado