Brújula/Realidades contrarias

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
junio 17 de 2014
2014-06-17 03:54 a.m.

El reporte hecho este lunes por el Dane sobre el comportamiento de la industria y el comercio durante el mes de abril, volvió a mostrar una realidad disímil. Para comenzar, la producción manufacturera tuvo una contracción del 2,2 por ciento que significó una corrección importante con respecto al mes previo. Por su parte, las ventas de los almacenes subieron en 7,2 por ciento frente a los niveles vistos en el 2013.

Es verdad que en las cuentas influye mucho el hecho de que la Semana Santa tuvo lugar en el cuarto mes del año. La presencia de más días festivos es suficiente para cambiar la dirección de las estadísticas, especialmente en el sector fabril que cierra sus puertas, mientras que el de tiendas y supermercados las mantiene abiertas.

Pero aun así, el mensaje de fondo es que la reactivación industrial es menos fuerte de lo que parecía. En el acumulado del 2014 esta va en 2,6 por ciento. Si bien la cifra es positiva, difícilmente puede calificarse de estelar.

En cambio, el comercio sí tiene motivos para estar satisfecho. En los primeros cuatros meses del año el alza en las ventas reales asciende al 7,2 por ciento, por cuenta de la fortaleza de líneas como electrodomésticos, repuestos, vehículos automotores y prendas de vestir.

Las diferentes dinámicas muestran, entonces, que la demanda interna sigue fuerte. Sin duda, la baja en los índices de desempleo influye para que el consumo se comporte bien.

No obstante, la mayor parte de ese auge no parece beneficiar en la misma proporción a los productores nacionales. Debido a ello, hay que insistir en que las medidas de alivio tienen que ser más contundentes. A lo anterior hay que agregarle los vaivenes de la tasa de cambio, cuya devaluación fue flor de un día y que ahora vuelve a hacer estragos.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado