Brújula/Realidades distintas

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
febrero 18 de 2014
2014-02-18 01:05 a.m.

El ligero aumento que tuvo la producción industrial colombiana en diciembre pasado, cuando por fin retornó a cifras positivas, no fue suficiente para cambiarle el signo a un año en el cual la contracción fue la constante y no la excepción. Tal como ya lo había anticipado una encuesta elaborada por la Andi en asocio de otros gremios, el sector manufacturero experimentó un retroceso.

Según lo reportó al Dane ayer, la producción fabril en el 2013 experimentó una contracción del 1,9 por ciento. Es cierto que dos terceras partes de los 48 subsectores analizados consiguieron mejorar, pero el conjunto de la actividad dejó una balance inquietante.

Buena parte del resultado se explica por la mala fortuna del capítulo de vehículos y autopartes. Adicionalmente, los textiles, la impresión de libros o los derivados del petróleo tampoco registraron un buen comportamiento.

En contraste, al comercio minorista le fue sustancialmente mejor. Sin ser un ejercicio estelar, el del año pasado mostró un alza del 4 por ciento, impulsado por rubros como los equipos de informática, los artículos de cuero, los de ferretería y los electrodomésticos.

Pero quizás la diferencia más profunda tuvo lugar en el caso del empleo. De tal manera, mientras el personal ocupado cayó en 2,2 por ciento en el caso de la industria, en lo que atañe al comercio tuvo lugar un aumento del 3,7 por ciento, con lo cual se mantiene una tendencia que viene desde hace tiempo.

Tras los resultados vistos, ahora la pregunta es si la situación en el 2014 será diferente, una incógnita que es más fuerte en el caso de las manufacturas, que en el de las ventas de los almacenes. Con una demanda interna que es calificada como vigorosa, la esperanza es que esta beneficie a los productos nacionales. Falta ver si así pasa.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado