Brújula/Una salida honorable

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
octubre 23 de 2014
2014-10-23 12:22 a.m.

En un país en el que abundan los escépticos, es fácil mirar con desdén el acuerdo al que llegaron el martes los gobiernos de Colombia y Panamá. Al fin de cuentas, la situación actual no dista mucho de la que existía hasta antes de que Bogotá decidiera incluir a la nación vecina en la lista de paraísos fiscales.

No obstante, cuando se mira el tema de manera desapasionada, es incuestionable que ambos lados necesitaban una salida honorable. Del lado colombiano era imposible abandonar el objetivo de firmar un acuerdo de intercambio de información financiera con fines tributarios, mientras que los panameños requerían que no se les obligara a actuar en forma unilateral.

Y eso fue lo que se logró, partiendo del supuesto de que habrá humo blanco en un futuro no muy lejano. El hecho de que el istmo haya firmado convenios con una docena de Estados, tendientes a reportar los activos que tienen los respectivos ciudadanos de otras nacionalidades en su territorio, hace pensar que existe un camino recorrido.

La otra alternativa era inconveniente. En caso de haber comenzado una escalada de sanciones de lado y lado, lo más probable es que los justos acabaran pagando por los pecadores. En especial, las empresas colombianas que han invertido miles de millones de dólares en la economía panameña y tienen importantes vínculos comerciales, habrían sido las más damnificadas.

“Lograr un acuerdo de intercambio de información tributaria y financiera con Panamá es un paso importante para la cooperación internacional en la lucha contra el lavado de activos y la evasión tributaria”, sostuvo hace un par de días el Minhacienda, Mauricio Cárdenas. Ahora lo que corresponde es concretar un compromiso que es, a la vez, justo y necesario.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado