Brújula/ ¿Este si fue salomónico?

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 28 de 2014
2014-01-28 12:49 a.m.

Aquello de que las comparaciones son odiosas, pero es necesario hacerlas, vuelve a aplicarse en lo relativo al fallo de la Corte Internacional de Justicia, que determinó ayer el límite marítimo entre Chile y Perú. Si bien el alto tribunal no estableció las coordenadas precisas, es evidente que adoptó casi una postura intermedia al dirimir el litigio entre las dos naciones.

Sin entrar en honduras sobre los argumentos de cada lado, el veredicto ratificó la postura chilena sobre la zona de la costa y trazó una nueva línea a 80 millas de distancia, que le permite a los peruanos ampliar su zona económica exclusiva. De manera esquemática, frente a un objetivo de recibir unos 38.000 kilómetros cuadrados adicionales, Lima obtuvo 60 por ciento.

Pero más allá de los detalles, lo que llama la atención es lo dicho por las dos capitales en el sentido de acatar la decisión, evitando al mismo tiempo que esta interfiera en la armonía que existe actualmente. Es verdad que Santiago ha hablado de una aplicación gradual, pero aun así todo hace pensar que la disputa ha quedado definida.

Especialmente relevante fue el mensaje de que las principales fuerzas políticas y los generadores de opinión habían declinado pescar en el río revuelto que habría podido salir de La Haya. Aunque la validez de esa promesa solo se podrá comprobar en los próximos días, es significativo que el diálogo entre los gobiernos de Ollanta Humala y Sebastián Piñera siga abierto.

Ante lo sucedido, no faltará quien diga que comparar ese caso con el de Colombia y Nicaragua, es inapropiado e injusto. Pero la verdad es que la aproximación al fallo deja en claro diferencias radicales, que se expresan en la tensión que hoy existe y que únicamente podrá ser resuelta por el diálogo directo.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado