Brújula/ Sigue la espera

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 18 de 2015
2015-09-18 01:40 a.m.

La incertidumbre terminó, pero solo por unas semanas. Así podría resumirse la determinación del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos, que ayer decidió dejar quieta la tasa de interés que les cobra a las entidades financieras por darles liquidez temporal. Hasta nueva orden, el costo de dichos fondos seguirá entre cero y un cuarto de punto porcentual al año.

Un posible cambio en esas condiciones había formado parte de las discusiones de los analistas, cuyas opiniones estaban divididas sobre lo que haría la institución norteamericana. Para quienes pensaban que venía un ajuste de tuerca, la buena salud de la economía estadounidense, que creció a un ritmo del 3,7 por ciento anual en el segundo semestre y ha visto caer con fuerza el desempleo, era una razón suficiente.

Sin embargo, las razones que triunfaron fueron las otras. En primer lugar, resultaron evidentes la preocupaciones sobre la salud del planeta, cuyo ritmo de crecimiento es mediocre. Un incremento en el costo del dinero podría generar demasiadas turbulencias y repercusiones en los cinco continentes.

La más grave de todas sería una salida de capitales desde las naciones emergentes hacia las más desarrolladas. Ello traería más trastornos en el campo cambiario, con consecuencias sobre los países o las empresas más endeudadas.

Junto a ese peligro, la Reserva Federal constató que la inflación en Estados Unidos sigue por debajo de su meta de largo plazo: 2 por ciento anual. Debido a ello, habría más peligros que beneficios, si los intereses suben.

Ante el dilema, la entidad se inclinó por la línea de la prudencia, con lo cual muchos respiraron aliviados. Sin embargo, todos entienden que el ajuste es inevitable. Lo nadie sabe a ciencia cierta es cuándo va a ocurrir.

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado