Brújula/ La sinceridad como remedio

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
junio 17 de 2015
2015-06-17 12:44 a.m.

No deja de ser llamativo que el Dane, que tradicionalmente ha sabido reportar sus estadísticas de forma neutral, opte por la táctica del maquillaje que busca tapar con titulares, otras noticias que no son buenas. Así ocurrió este martes cuando la entidad dio a conocer la evolución de la industria y el comercio durante abril.

En lo que atañe a la primera, el comunicado celebró el aumento del personal ocupado en 1,5 por ciento. Solo a renglón seguido se explicó que el ramo manufacturero había experimentado una caída del 3,6 por ciento. Y en el caso del segundo, pasó algo similar, pues frente a un alza del 4,2 por ciento en las nóminas de los almacenes, se relegó a segundo plano el descenso del 1 por ciento en las ventas del mes.

No hay duda de que una mejora en el empleo que generan ambos renglones es algo positivo. El problema es que tales incrementos serán efímeros si los números en rojo comienzan a ser la constante en lugar de la excepción. Pretender que los enganches de personal pueden ir por un lado, mientras la producción y las transacciones van por otro, solo puede calificarse de ilusorio.

En consecuencia, el Gobierno debería aplicarse a la tarea de entender qué está pasando. Por ejemplo, la actividad fabril se ha visto afectada por la parálisis de la refinería de Cartagena, pero ese no es el único factor, pues 23 de los 39 renglones estudiados van mal.

Por su parte, el comercio se resintió por la descolgada del 16 por ciento en los vehículos. El problema es que aun si se descuenta el elemento de los carros, empiezan a aparecer síntomas de debilidad de la demanda que requieren un tratamiento intenso. Tal como lo saben los médicos, la sinceridad duele, pero, en este caso, es mejor medicina que hacer creer que aquí no pasa nada.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado