Brújula/Una subida inesperada

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 16 de 2013
2013-12-16 11:44 p.m.

Justo cuando se suponía que los precios del petróleo habían cambiado de tendencia y se mantendrían con dirección a la baja en la parte final del año, ayer tuvo lugar un nuevo repunte. Así, la variedad WTI registró un incremento cercano al 0,9 por ciento, superando los 97 dólares por barril, mientras que la Brent –que le sirve de referencia a Colombia– saltó 1,5 por ciento, por encima de los 110 dólares.

En este caso, el factor principal provino de la Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo (Opep), cuyos integrantes volvieron a incumplir la meta que se habían fijado hace unos meses. De tal manera, el cartel de naciones que representa algo más de la tercera parte del consumo global, no pudo alcanzar el objetivo de bombear 30 millones de barriles diarios en noviembre.

La causa de lo ocurrido tuvo que ver con Libia, cuyos problemas internos le siguen pasando factura. Tanto una escalada de huelgas y protestas, como las confrontaciones entre milicias que controlan partes del territorio, llevaron la producción apenas a 250.000 barriles diarios, una cifra que dista mucho de los 1,4 millones alcanzados en mayo.

Si bien otros socios de la Opep han tratado de cubrir el faltante, no ha sido posible. En consecuencia, la oferta del hidrocarburo se ha reducido ligeramente, mientras todo indica que la demanda se comportará mejor de lo esperado.

En una situación de tan precario equilibrio, cualquier movimiento repentino se traduce en las cotizaciones. Tal es la razón por la cual estas han vuelto a subir, para desmayo de quienes esperaban un alivio. Sin embargo, los niveles alcanzados aún se encuentran lejos de los máximos del año, por lo que es mejor que exportadores como Colombia, no hagan cuentas alegres que no se justifican.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado