Brújula/ De sumas y de restas

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
febrero 13 de 2015
2015-02-13 03:08 a.m.

Los economistas han señalado que la caída en los precios del petróleo dejará en América Latina un grupo de ganadores y perdedores entre las naciones de la región. Dependiendo de si se trata de importadores o exportadores netos, las realidades serán diferentes.

En el primer grupo se encuentran Paraguay, Chile, los países centroamericanos y la mayoría de los del Caribe, que no son autosuficientes en materia de hidrocarburos. Del otro lado de la moneda se encuentran Venezuela, Ecuador, México y Colombia, entre los principales damnificados.

Desde el punto de vista del sector empresarial, pasa algo similar, con un pequeño saldo a favor para la región. Eso es lo que viene de afirmar la agencia calificadora de riesgo Moody’s, que ayer dio a conocer sus análisis bajo la perspectiva de algunas de las compañías más representativas de la zona.

Por ejemplo, la firma estadounidense sostiene que Pemex y Petrobras tienen mucha capacidad de aguante, debido a que se trata de conglomerados con altos niveles de integración en las diferentes líneas de la actividad. Ambas recibirán menos por el crudo que vendan, pero sus costos de refinación bajarán y eso les debería asegurar cierta rentabilidad.

Esa, en cambio, no va a ser la suerte de Ecopetrol y PDVSA, que tienen mayor vulnerabilidad, aunque sus realidades se parecen poco. Tampoco van a variar mucho las condiciones para las fábricas de químicos o las que elaboran acero, cuyo gran desafío es una relativa debilidad de la demanda global.

Del otro lado, habrá algo de mejoría para los que están en el negocio del papel, de la pesca y el transporte aéreo. En lo que atañe a las aerolíneas, se reconoce que el costo de los combustibles disminuirá, pero queda la duda sobre si el apetito por los tiquetes será el mismo.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado