Brújula / El tiro por la culata

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 23 de 2011
2011-09-23 02:07 a.m.

 

Hay ocasiones en que los buenos propósitos salen mal. Eso es lo que podría decirse tras la decisión tomada ayer por el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos, que anunció un nuevo programa de compra de bonos a largo plazo con el fin de mantener bajas las tasas de interés en la economía más grande del mundo.

Y es que a pesar de que la medida tiene sus defensores, el problema es que la justificación de la entidad fue la debilidad del sector productivo en el país del norte.

Ese dictamen no hizo más que disparar los temores de que una recesión internacional sea inminente, pues en Europa las cosas tampoco mejoran, ante la percepción de que Grecia está a punto de caer al abismo.

Más allá de que esos temores sean justificados o no, lo cierto es que los inversionistas vivieron momentos de pánico.

De tal manera, la bolsa de Fráncfort experimentó un retroceso de casi el 5 por ciento, mientras que la de Londres bajó 4,7 y la de Nueva York, 3,5 por ciento. Si a ese desempeño se le agregan las pérdidas del miércoles, la conclusión es que las perspectivas en la semana se han oscurecido mucho y que los precios de las acciones van en picada.

Como si lo anterior fuera poco, hay una búsqueda de refugios seguros para el dinero.

Ello explica la baja en las rentabilidades de los títulos de deuda norteamericanos y la elevación de los tipos de cambio en los países emergentes, ya que la instrucción es evitar el riesgo.

Ante esa situación, en cuestión de pocos días quedó casi solucionado el problema de la apreciación del peso, que ahora empieza a acercarse al límite de los 2.000 por dólar. Sin embargo, a la luz de la volatilidad actual, es todavía muy temprano para saber si esa realidad es temporal o permanente.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado