Brújula/ El toque de Midas

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
abril 28 de 2015
2015-04-28 03:06 a.m.

Se trata, para decirlo con claridad, de la compañía más valiosa del mundo, un remoquete que parece tener toda la justificación debida. Y es que para comprar la totalidad de Apple al cierre de este lunes se requeriría un bolsillo que tenga 772.650 millones de dólares, una suma que equivale a cerca de dos veces lo que produce la economía colombiana en un año.

Todo indica, además, que ese precio seguirá subiendo si la buena fortuna de la empresa, fundada por el desaparecido Steve Jobs, se mantiene. Muchos creen que así será, especialmente después del reporte entregado, según el cual las utilidades netas en el primer trimestre del año ascendieron a 13.600 millones de dólares, superando holgadamente las proyecciones de los analistas.

La causa principal del avance tuvo que ver con el desempeño de las nuevas versiones del iPhone, el teléfono inteligente que atrae cada vez más compradores. Gracias al lanzamiento del modelo en China, se vendieron 61,2 millones de aparatos identificados con el conocido logo de la manzana en su parte posterior. De hecho, la nación más populosa del planeta superó a Estados Unidos como su principal fuente de ingresos.

Ahora, los observadores especulan sobre lo que puede suceder en el resto del 2015, especialmente tras el lanzamiento del reloj que empezó a ser vendido la semana pasada. Como es conocido, este quiere convertirse en el líder de su categoría, por cuenta de los avances tecnológicos que presenta y el hecho de ser un accesorio de moda.

En cualquier caso, el poderío de Apple no está en duda. Una mirada a sus estados financieros revela que la compañía tiene más de 194.000 millones de dólares entre efectivo e inversiones de corto plazo. Semejante suma no solo le permite hacer inversiones y adquisiciones, sino tener felices a sus accionistas.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado