Brújula / Un triunfo anunciado

Hacía tiempo que un resultado electoral no era tan fácil de predecir en un país que se congratula por la vitalidad de su sistema democrático.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
abril 08 de 2014
2014-04-08 03:42 a.m.

Pero a decir verdad, nadie esperaba que los comicios celebrados en Costa Rica, el domingo pasado, dejaran un ganador distinto al centroizquierdista Guillermo Solís, de 53 años de edad.

La razón principal es que el mandatario electo no tenía, en la práctica, contendor, ante la renuncia de su contrincante Jhonny Araya, cuyo nombre, en todo caso, estuvo en las balotas que marcaron los ciudadanos.

El triunfo anunciado fue el culpable de un elevado índice de abstención, que no empaña la que fue una contundente victoria.

Ahora la pregunta es qué va a hacer este historiador y profesor universitario a la cabeza de un país pequeño, que tiene el estándar de vida más alto de América Central.

La inquietud es válida cuando el desenlace rompe con tres décadas de bipartidimismo, en el que había primado el consenso sobre algunos temas fundamentales.

No obstante, el cansancio de los costarricenses con los partidos considerados tradicionales era grande.

Los escándalos de corrupción, que no son nuevos, venían generando cierta desilusión y allanaron el terreno para que se concretara el cambio.

Si Solís logra volver realidad sus propuestas sobre un giro en los asuntos de la nación ‘tica’ es algo que está por verse, pues no cuenta con una mayoría parlamentaria, en un Legislativo con nueve colectividades.

Pero antes de que comiencen las escaramuzas políticas, hay un asunto más cercano que está en veremos. Se trata de la posible adhesión de Costa Rica al esquema de integración de la Alianza del Pacífico, un paso que en San José ya no se ve como seguro.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado