Brújula/ El ‘tsunami’ del BCE

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
febrero 15 de 2015
2015-02-15 09:20 p.m.

El mercado de la deuda de Estados se prepara a vivir un ‘tsunami’ o una ‘bazuca’, como llaman los expertos a la cantidad colosal de euros que inyectará el Banco Central Europeo (BCE) para impulsar la economía.

Las cifras dan vértigo. El Banco Central Europeo destinará 1,14 billones de euros (1,3 billones de dólares) para frenar las tendencias deflacionarias en Europa y a apoyar la economía. Este maná irá a parar sobre todo a la compra de deuda de Estados en la Zona Euro.

Los primeros 60.000 millones llegarán a principios de marzo. Una oleada de dinero de consecuencias considerables, para las que el mercado de la deuda debe prepararse. “Estamos en vísperas de un cambio profundo en el mercado de las deudas de los Estados”, sostiene Cyril Regnat, experto de Natixis. “El alcance de este programa es inédito tanto a nivel europeo como mundial y su impacto será masivo”, subraya Amaury d’Orsay, de la Société Générale CIB.

Según Patrick Jacq, de BNP Paribas, “esta medida representa alrededor del 7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de la Eurozona en un año”. Una dimensión comparable a la del programa al que acaba de poner fin la Reserva Federal (FED) estadounidense, que representaba 6 por ciento del PIB de Estados Unidos. Pero teniendo en cuenta que el déficit presupuestario estadounidense era más elevado, el plan europeo “supera en cuatro puntos porcentuales del PIB” al del banco central estadounidense, según estos cálculos.

Para entender mejor lo que va a pasar, hay que imaginarse a un cliente llegar a un mercado y decir: “compro un cuarto de lo que hay”. Y así cada mes, durante 18 meses. Con esta iniciativa, “a priori todos los Estados salen ganando”, asegura D’Orsay. Pero con el tiempo ¿qué quedará de todo ello?

“Existe un riesgo de sequía, pero el BCE estableció cortafuegos limitando sus compras al 25 por ciento” de las emisiones de deuda, destaca Eric Vanraes, gerente del fondo EI Sturdza, basado en Suiza. “Evidentemente, según el tamaño de los mercados el impacto será diferente”, explica Jacq.

Pero estas compras representarán “alrededor del 12 por ciento de bonos soberanos, con lo que no se espera “que deseque el mercado”.

No obstante, “uno de los objetivos del BCE es motivar a los inversores a ir a otro lado” para que haya un impacto en la economía real, recuerda Regnat. O dicho de otra manera: se busca que los bancos presten más dinero a las empresas.
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado