Brújula / Otra vez la política

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 17 de 2011
2011-05-17 12:49 a.m.

 

Justo cuando se pensaba que el camino para la ratificación del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos estaba despejado, un anuncio hecho ayer volvió a comprobar que la ruta de la iniciativa es todavía tortuosa.

Así lo dejó en claro la Casa Blanca al decir que ninguno de los pactos pendientes –incluyendo a los de Panamá y Corea del Sur– sería remitido al Congreso norteamericano, mientras no se defina la suerte del programa TAA (ayuda al ajuste comercial, por sus siglas en inglés), en manos de este. El tema constituye un capítulo más de una larguísima disputa política entre demócratas y republicanos.

Resulta que los primeros –con Barack Obama a la cabeza– sostienen que apoyan pactos bilaterales como el firmado con el país, pero exigen medidas para aliviar la situación de quienes pierdan su trabajo por cuenta de la competencia externa.

A su vez, los líderes de la oposición insisten en que ese tipo de apoyos constituye una pérdida de dinero de los contribuyentes, pues la generación de puestos que nace del mayor intercambio más que compensa los eventuales despidos. Esa controversia tiene lugar precisamente cuando empieza a calentarse el ambiente con la campaña presidencial del próximo año.

En medio de un alto desempleo, el tema comercial es todavía polémico, sobre todo entre los sectores sindicales que no lo ven con buenos ojos. Irónicamente, todo esto ocurre justo cuando el Gobierno colombiano adelanta una serie de acciones con el fin de cumplir con lo dicho en el plan firmado a comienzos de abril entre los presidentes de ambas naciones.

Sin desconocer lo avanzado en la materia, queda claro que el factor determinante es de orden interno estadounidense y que, si las cosas no se dan, existe la posibilidad de que el TLC siga en la puerta del horno.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado