Brújula/Wall Street no se asusta

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 31 de 2013
2013-05-31 04:45 a.m.

Las malas noticias son buenas noticias” fue la frase que más se escuchó ayer en Wall Street, que, contra todo lo que pudiera dictar la lógica, celebró una serie de débiles datos macroeconómicos en Estados Unidos, porque estos podrían evitar que la Reserva Federal retire antes de tiempo su masivo programa de estímulo.

Antes de la apertura de la sesión se conocía que la economía estadounidense había crecido el 2,4 por ciento durante el primer trimestre del año, una décima menos que lo calculado inicialmente por el Departamento de Comercio. También se sabía que las solicitudes de subsidio por desempleo habían aumentado la semana pasada y, para rematar la faena, que las ventas pendientes de casas se incrementaron menos que lo previsto el pasado mes de abril, un mal dato sobre uno de los principales motores de la recuperación: la vivienda.

Los libros dirían que los números rojos tendrían que haberse impuesto desde el primer momento, pero en la peculiar forma de pensar de los inversores neoyorquinos esas malas noticias no fueron más que argumentos para decantarse por las compras, y que el Dow Jones llegase a sumar hasta casi 100 puntos hacia la media sesión. El porqué es el mismo que provocó la desbandada del miércoles, y es que en ocasiones Wall Street parece más interesado en seguir recibiendo el dinero fácil que inyecta la Reserva Federal de Estados Unidos cada mes (85.000 millones de dólares), que en una sólida recuperación de la mayor economía del mundo.

El parqué neoyorquino ni siquiera se dejó asustar por el nuevo desplome del 5 por ciento que sufrió la bolsa de Tokio, después de haber bajado más del 7 por ciento la semana pasada, y no pareció pensar que le pueda llegar a ocurrir lo mismo a una plaza que acumula una subida superior al 15 por ciento en lo que va de año.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado