Brújula / En la zona de confort

El comportamiento del Índice de Precios al Consumidor durante abril se ubicó ligeramente por encima de las expectativas de los analistas.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 06 de 2013
2013-05-06 12:27 a.m.

Según lo informó el Dane el sábado, el incremento llegó al 0,25 por ciento, con lo cual el acumulado de 12 meses va en 2,02 por ciento.

Dicho guarismo se encuentra en el límite inferior de la meta fijada por el Banco de la República, que en su momento definió un rango entre el 2 y el 4 por ciento anual.

Además, la cuesta con la que comenzó el 2013 ha sido la menos empinada de las últimas décadas.

Bajo esa perspectiva, la inflación debería mantenerse dentro de los parámetros establecidos, con lo cual las autoridades tienen un amplio margen de maniobra para impulsar programas de estímulo que le ayuden a la economía a crecer más rápido, después de un primer trimestre que ha sido calificado como mediocre.

En particular, los observadores creen que el Emisor tiene espacio suficiente para recortar aún más la tasa de interés que les cobra a los intermediarios financieros por darles liquidez temporal y que se encuentra en el 3,25 por ciento anual.

Si bien la entidad piensa que la actividad económica va a tener un paso más decidido en lo que queda del año, el mensaje es que puede hacer uso de algunos ases, si así lo considera.

Hecha esa observación, es necesario seguir de cerca el comportamiento de diversos grupos de productos.

Por ejemplo, el dato de abril estuvo influenciado por el salto que experimentaron los alimentos, el cual se ubicó por encima del medio por ciento anual. Tanto las alzas de las frutas, como de la carne y los tubérculos, superaron con creces el promedio mensual.

No obstante, en lo corrido del año el capítulo que más se ha acelerado es el de la educación, que va en 4,14 por ciento, casi tres puntos por encima de lo que ha subido la canasta familiar.

Tal circunstancia no es nueva y debería llamar la atención de las autoridades sobre la evolución de un régimen de libertad vigilada que está disparando los costos de la enseñanza en los diferentes niveles.

El segundo componente que más avanza es el de salud, con 2,58 por ciento. También en este caso, servicios y medicamentos más caros forman parte de los elementos de un sector en crisis.

Aun así, las áreas de mayor peso como vivienda, alimentos y transporte, crecen por debajo del IPC. Esa es la garantía de que las cosas salgan bien en materia inflacionaria en el 2013.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado