Carreras de cien días

Aunque los primeros 100 días de Gobierno de Obama no presagian el éxito, el nuevo presidente ha most

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 07 de 2009
2009-05-07 01:36 a.m.

Barack Obama cumplió 100 días en el poder, y siendo el cuarto presidente norteamericano más joven de la historia, ninguno de sus predecesores había tenido que enfrentar simultáneamente tantos problemas internacionales y domésticos al iniciar su gestión.

Al comparar a Obama con sus 12 antecesores desde 1933, cuando gracias al éxito de Franklin Delano Roosevelt se empezó a utilizar las marcas de los primeros 100 días como referente, se podría concluir que desde hace siete décadas no se veía una agenda tan intensa. En medio de la Gran Depresión, Roosevelt promovió la reforma al sector financiero, creó la Comisión Nacional de Valores, expandió el gasto público social, puso en funcionamiento un plan agresivo de generación de empleo y designó la primera mujer como miembro de un gabinete.

Por su parte Harry S. Truman, quien sucedió a Roosevelt luego de su muerte el 12 de abril de 1945, se concentró durante los primeros 100 días en la política internacional. Anunció la rendición de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, firmó el Convenio Constitutivo de las Naciones Unidas y participó con Stalin y Churchill en la cumbre de Postdam, donde se definió gran parte de la agenda de la posguerra.

En el caso de Eisenhower quien asumió el poder como republicano luego de 20 años de gobiernos demócratas, sus primeros tres meses de gobierno transcurrieron sin pena ni gloria. Valga decir que a pesar de un comienzo con pocos resultados, sus ocho años en el poder se caracterizaron por haber modernizado, como ninguno de sus antecesores, la administración pública y la red nacional de infraestructura.

Otros presidentes durante los primeros 100 días pagaron la primiparada, perdieron rápidamente su luna de miel o casi se encuentran con la muerte. En el día 88 de su gobierno, Kennedy tuvo que lidiar con el descalabro de la fallida intervención en Cuba con la operación de Bahía Cochinos. Nixon al llevar 57 días como inquilino en la Casa Blanca, lanzó el feroz bombardeo a Cambodia, mientras Gerald Ford al apenas cumplir un mes como presidente, firmó el perdón a Nixon luego de su renuncia como consecuencia del escándalo Watergate. Reagan al cumplir 70 días en el poder sufrió un atentado que por poco le cuesta la vida, y Clinton en su día 89 tuvo que afrontar la muerte de 80 personas luego de una intervención de fuerzas federales en Waco, Texas.

Tanto Jimmy Carter, quien le apostó a la paz en el Medio Oriente, como George Bush padre, que se aproximó al Asia, se destacaron por iniciar su administración con una agenda intensa de política exterior. Como si se tratara de una coincidencia, ninguno fue reelecto y la principal causa de rechazo fue el deterioro de la política doméstica.

Obama en poco tiempo ha impuesto una agenda ambiciosa. Logró la aprobación del programa de estímulo fiscal más grande de la historia, cerró la cárcel de Guantánamo, promovió una nueva estrategia energética, anunció el retiro de las tropas de Irak para agosto del 2010, abrió las puertas de diálogo con Cuba e Irán, e inició una reforma integral a la regulación financiera.

Aunque los primeros 100 días de Gobierno no presagian el éxito, el nuevo Presidente ha mostrado sus condiciones para ganar carreras de velocidad. Lo que ocurre es que el éxito de Barack Obama lo determinará si obtiene la reelección en el 2012, y en ese caso ahora deberá demostrar que también es capaz de ganar una maratón.

ivanduquemarquez@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado