Ciudades prósperas para niños y adolescentes

Este programa promueve, junto con los gobiernos locales, la planeación y desarrollo de ciudades y municipios que privilegien las necesidades de espacios físicos y sociales para los menores de edad.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 24 de 2012
2012-01-24 01:28 a.m.

El ICBF trabaja con la certeza de que la construcción de una Colombia más próspera y tranquila está relacionada con los conceptos de buen gobierno, reducción de la pobreza, transparencia, equidad, y, principalmente, con la atención integral a los niños, niñas y adolescentes.

El reto del cuatrienio ha sido integrar las políticas sociales del Estado para lograr unidad familiar, bienestar y garantía de los derechos de la niñez y la adolescencia, a través de la formación en derechos, responsabilidades, deberes y valores, y así progresar en la construcción de una Colombia incluyente, próspera y tranquila.

En las 24 principales ciudades de Colombia se concentra el 45,3 por ciento del total de la población del país y el 60 por ciento de la población en zona urbana.

De acuerdo con las proyecciones de población del Dane, al 2012 se estima un total de 6’239.036 niños, niñas y adolescentes entre 0 y 17 años. En condición de vulnerabilidad, se encuentran identificados en el Sisbén 1’175.285 niños, niñas y adolescentes; en situación de pobreza extrema 362.237, y en el Sistema Nacional de Atención a la Población Desplazada hay registrados 611.395 menores de edad.

Los entes territoriales son coejecutores de las políticas sociales del Estado. Por eso, con el aval del presidente de la República, Juan Manuel Santos, planteamos la iniciativa ‘Ciudades Prósperas para los Niños, Niñas y Adolescentes’, que promueve, junto con los gobiernos locales, la planeación y desarrollo de ciudades y municipios que privilegien las necesidades de espacios físicos y sociales para los menores de edad, y fortalezcan las inversiones estratégicas en atención integral, salud, educación y recreación en la primera infancia, la niñez y la adolescencia.

Es una propuesta a presente y a futuro, que incluye alianzas con las alcaldías que se concretan en tres acciones: atención a la primera infancia, para lograr una cobertura del ciento por ciento; el desarrollo de programas de prevención dirigidos a los adolescentes para prevenir embarazo, alcoholismo, explotación laboral infantil, drogadicción y reclutamiento forzado; y la participación decidida de los gobiernos locales en la financiación y desarrollo de programas de atención especializados para adolescentes entre 14 y 18 años judicializados por infracciones a la Ley Penal.

Así mismo, la iniciativa busca que los mandatarios trabajen en tres principios: que nuestros niños y niñas tengan voz, sean escuchados al momento de diseñar los planes de desarrollo y se promueva la participación de los mismos en el diseño de las ciudades; incrementar el número de metros cuadrados de espacios verdes y parques para el disfrute de los niños, niñas y adolescentes; y promover hábitos de alimentación y vida saludables, un no rotundo a la comida chatarra.

El proyecto fue presentado en el marco de la Feria de la Prosperidad Social, llevado a cabo en Bogotá con la participación de los alcaldes y gobernadores, con gran acogida por parte de los mandatarios de ciudades como Barranquilla, Armenia, Cartagena, Bucaramanga, Ibagué, Pereira, Tunja y Santa Marta; y de alcaldes de municipios más pequeños que ya hacen parte de la iniciativa Municipios Amigos de los Niños.

Las Ciudades Prósperas para los Niños y Adolescentes es una alianza del Gobierno Central con entes territoriales para que los niños, que están en el centro de nuestros intereses, sean los objetivos de las políticas de bienestar. Este es un país de 17 millones de colombianos en la pobreza y 4 millones de víctimas de la violencia que nos necesitan.

Por eso hablamos de menos pobreza, más empleo, menos violencia y más equidad.

Esta iniciativa apunta igualmente a definir acuerdos y a consolidar estrategias para que tengamos tiempo útil para nuestros hijos y propiciemos el mejor entorno para los niños.

Que no nos resignemos a pensar que nuestra ciudad es inviable, que es un desastre, sino que podamos pensar en ciudades sanas, seguras, hermosas, donde los niños puedan volver a jugar en las calles, que se garantice la tolerancia.

Que sean el lugar para compartir sueños con nuestros hijos.

Mediante esta iniciativa se busca involucrar también a la comunidad en general para que participe aportando ideas que contribuyan al bienestar de la niñez. Los niños son garantía de diversidad, deben convertirse en eje de las acciones ciudadanas, porque antes de entrar a la escuela o al colegio, ya tienen una base sólida que difícilmente se puede cambiar.

El éxito en la construcción de un municipio no es invertir más, sino invertir mejor.

Invito a todos los alcaldes a asumir una nueva forma de gobernar, a priorizar las acciones en los niños, como protagonistas reales donde tengan escenarios en los que pueden ser escuchados.

Este será el mejor escenario para superar la pobreza y lograr la reconciliación. Construir ciudades prósperas es construir ciudades y municipios para los niños.

Diego Andrés Molano Aponte

Director General del ICBF

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado