Colombia apuesta a un modelo de desarrollo bajo en Carbono

Actualmente, 60 empresas hacen parte de la iniciativa en Colombia, y son pioneras en su interés por adoptar estrategias integrales para calcular, reducir y compensar su huella de carbono.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
agosto 11 de 2015
2015-08-11 01:46 a.m.

En medio del discurso de instalación de las sesiones ordinarias del Congreso para el periodo 2015-2016, el Presidente Santos anunció que el país se comprometerá con el mundo a reducir en 20% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para 2030 y, de acuerdo con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), la meta podría aumentar a 25% o 30%, condicionada a los recursos de cooperación internacional que se dediquen a apoyar los esfuerzos de mitigación.

A finales de este año, Paris y el mundo serán testigos del más importante foro de discusión sobre cambio climático: la 21ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que congregará a más de 40 mil participantes, donde los países presentarán sus compromisos (Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional, INDC), para reducir las GEI después del 2020.

Este foro es la respuesta a un fenómeno que, como el cambio climático, es irreversible y con efectos negativos en el desempeño económico de países como Colombia. Según la Agencia Estadounidense Oceánica y Atmosférica, en 2014 el planeta registró una temperatura récord en su superficie y el derretimiento del hielo polar hizo subir el nivel del mar 6,7 cms., cifra récord con respecto a 1993. Y en Colombia, basta con mirar el retrovisor para ver de cerca los costos que le han generado los fenómenos climáticos.

El Gobierno consciente de esta situación se la ha jugado por un modelo de desarrollo sostenible y bajo en Carbono.

El PND 2014-2018, incluye una estrategia transversal de crecimiento verde con medidas y metas claras. Además, el 22 de julio fue publicada en la página web del MADS, la INDC, en la que se establece la meta de reducción del 20% para 2030, señalando que “… con el objetivo de facilitar el cumplimiento de esta meta con un enfoque de costo-eficiencia, Colombia explorará el uso de instrumentos de mercado (u otros instrumentos económicos)...”.

Colombia cuenta con una oferta nacional de reducciones de emisiones de alta calidad, costo-eficiente, competitiva, con beneficios sociales y ambientales, que contribuirá al logro de las metas de mitigación de nuestros sectores productivos, cuyos créditos de Carbono se utilizarían tanto para aumentar la ambición en el periodo pos 2020, como para acumularse en el período pre 2020, cumpliendo así con los compromisos establecidos en la INDC.

Actualmente, el país ocupa el puesto 11 en el mundo, y el cuarto en Latinoamérica, en la lista de países con mayor número de proyectos de Carbono desarrollados y certificados.

Reconociendo este potencial nacional, la Fundación Natura, la Bolsa Mercantil de Colombia y la Cámara de Comercio de Bogotá, con el apoyo del GEF y el MADS, a través del BID, vienen trabajando desde 2011 en la iniciativa “Mecanismo de Mitigación Voluntaria de Gases Efecto Invernadero Colombia”.

Con el desarrollo de esta iniciativa, el país contará con una plataforma tecnológica e institucional para el funcionamiento de un mercado voluntario de Carbono, en el que las empresas, los gremios, y las entidades públicas y privadas puedan compensar voluntariamente sus emisiones, transando Unidades de Reducción de Emisiones Verificadas (VER, por sus siglas en inglés) originadas en proyectos nacionales.

La plataforma contará con una página web con información pública de proyectos que disponen de créditos de Carbono certificados y verificados por estándares internacionales y herramientas de medición, reducción y compensación de referencia para las empresas.

El módulo transaccional entrará en funcionamiento en el primer trimestre de 2016 y a través de él se buscará reducir más de 500 mil toneladas de CO2 en los primeros dos años.

Los promotores de proyectos que quieran negociar los VER, deberán contar con una cuenta en un registro internacional que se encarga de llevar la contabilidad, asegurando que los mismos no sean vendidos dos o más veces.

Actualmente, 60 grandes empresas en Colombia hacen parte de la iniciativa, y son pioneras en su interés por adoptar estrategias integrales para calcular, gestionar, reducir y compensar (mediante la compra de VERs) su huella de carbono.

Esta iniciativa es una oportunidad única para que Colombia alcance las metas nacionales futuras, facilitando que a través de la plataforma, las fuerzas de demanda y oferta asignen recursos a estos créditos, promoviendo la restauración ecológica y la protección de los bosques.

Sin duda, el anuncio del Presidente es un avance en la dirección correcta.

Ahora, es necesario que el Gobierno incluya en su INDC, el reconocimiento del potencial de reducción de emisiones del diversificado y cualificado portafolio de proyectos de Carbono que vienen desarrollando entidades gubernamentales, empresas, gremios, sectores, ONGs y demás partes interesadas, bajo la certificación y verificación de estándares internacional y nacionalmente reconocidos, y que incluya mecanismos de flexibilización para permitir que las acciones realizadas por las empresas entre 2015 y 2020 puedan ser acreditables para el periodo pos 2020.

Francisco Estupiñan Heredia

Presidente Bolsa Mercantil de Colombia

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado