Lo que Colombia y el mundo necesitan

Las buenas prácticas consideran aspectos técnicos, económicos, ambientales y sociales en un sistema productivo. Su propósito, entre otros, es gestionar los riesgos sanitarios, biológicos y químicos en la producción primaria y proteger tanto a los animales como a los consumidores.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 02 de 2015
2015-09-02 01:55 a.m.

El Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), comprometido con la sanidad agropecuaria del país, y en su propósito de impulsar la producción de alimentos inocuos, acompaña a los productores, gremios y asociaciones colombianas para que sean competitivos, y de esta manera podamos lograr la admisibilidad de nuevos productos agropecuarios en los mercados internacionales.

Es así como de forma permanente y siguiendo las políticas del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, en cabeza del titular de esa cartera, Aurelio Iragorri Valencia, trabajamos de manera articulada con todos los actores de la cadena primaria de la producción para no solo mantener el estatus sanitario alcanzado por el país, sino para ampliar las oportunidades de comercio internacional con altos estándares de calidad, inocuidad y competitividad. A la fecha, el Colombia exporta 2.536 productos a 81 países del mundo.

Es importante recordarles a los productores agropecuarios los logros que se han obtenido en el objetivo de exportar carne bovina colombiana, en un trabajo conjunto con los ganaderos del país. En los últimos cuatro años y lo que va corrido del 2015, hemos exportado carne y algunos derivados a Angola, Curazao, Egipto, Perú, Venezuela, Rusia, San Martín y Vietnam, y ganado en pie al Reino Hachemita de Jordania. En este periodo han salido de los frigoríficos certificados y de los predios ganaderos más de 75 millones de toneladas de carne bovina y cerca de seis mil bovinos en pie, con destino hacia dichos países.

En cuanto al proceso de admisibilidad de carne colombiana a Estados Unidos, es importante destacar que APHIS, autoridad sanitaria norteamericana, concluyó sus visitas a predios productores y plantas de beneficio y verificó que los predios exportadores, así como las plantas de sacrificio pueden cumplir con los exigentes requerimientos sanitarios de ese país. APHIS está en el proceso de evaluación del riesgo y el ICA espera que ese documento sea publicado, por lo cual podemos señalar que Colombia está cerca de lograr abrir ese mercado.

Junto a los técnicos del ICA, APHIS visitó fincas prototipo, donde se confirmó que Colombia puede garantizar que los animales son nacidos y criados en el país, que los predios que exportan no reciben animales de origen desconocido y que pueden ser trazados desde su nacimiento. Además, inspeccionó los procesos de sacrificio en dos frigoríficos: Red Cárnica, en Ciénaga de Oro (Córdoba) y Camaguey, en Barranquilla. Las plantas y predios visitados están en Córdoba, Atlántico y Santander.

Nuestro empeño para abrir más mercados para la carne bovina colombiana no para ahí, pues trabajamos con las autoridades sanitarias de 17 países más para acordar las disposiciones que permitan avanzar. Las naciones con las cuales en este momento gestionamos esa admisibilidad son: Argelia, Singapur, Chile, Canadá, Indonesia, México, República Dominicana, Trinidad y Tobago, China, Unión Europea, Hong Kong, Turquía, Corea del Sur, Guatemala, Panamá, Taiwán y Vietnam. Para ello, requerimos que los ganaderos del país se acojan a los programas sanitarios que impulsa la entidad, como la vacunación obligatoria contra la fiebre aftosa, la brucelosis bovina y otras enfermedades de control oficial, las BPG y el Sistema de Trazabilidad Animal, cuyo principal componente es IdentifICA.

No menos importante son las buenas prácticas, tanto ganaderas como agrícolas, pues, como lo hemos venido sosteniendo, son la puerta de entrada de la producción agropecuaria a los mercados internacionales.

Los consumidores, a su vez, han venido mejorando sus conocimientos en torno a las condiciones que debe cumplir un producto para el uso humano. Dicha situación, acompañada de la introducción de productos importados que compiten con los locales en calidad, trazabilidad y precio, obliga a los productores a mejorar la calidad e inocuidad con el objetivo de mantener y mejorar su posición en el mercado interno y acceder a los mercados internacionales.

La inocuidad de los alimentos de origen animal es el conjunto de medidas necesarias durante la producción, almacenamiento, distribución y preparación de estos para asegurar que, una vez ingeridos, no representan un riesgo para la salud.

Es así como, el concepto de prevención constituye una herramienta fundamental para mitigar el ingreso de enfermedades en la cadena alimentaria, y ello se traduce en la implementación de sistemas de aseguramiento de la calidad, como las Buenas Prácticas Ganaderas (BPG) y las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA).

Las buenas prácticas consideran aspectos técnicos, económicos, ambientales y sociales en un sistema productivo. Tienen como propósito gestionar los riesgos sanitarios, biológicos y químicos en la producción primaria, garantizar la inocuidad en la producción primaria, proteger los animales, proteger a los consumidores y contribuir con la competitividad.

Para el ICA esa es otra de sus prioridades. A la fecha, la entidad ha certificado 984 predios en BPG; entre el 2010 y el 2015, 2.213 predios en BPA; 9.769 predios libres de tuberculosis y 12.643 predios libres de brucelosis en todo el país.

Finalmente, reitero que, como socio estratégico del agronegocio colombiano, nuestro compromiso es facilitar el comercio internacional con la automatización de trámites y el desarrollo de nuevas aplicaciones informáticas en el Sistema de Información Sanitario para la Importación y Exportación de Productos Agropecuarios (Sispap). Igualmente, en el trabajo articulado con la Dian el Invima y la Polfa, para combatir el contrabando de animales.

Luis Humberto Martínez L.

Gerente general del ICA

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado