Colombia ya no es el patito feo

En el 2000, las exportaciones apenas alcanzaron los US$13.000 millones, mientras que el año pasado cerraron en US$54.795 millones. En 2014, el 93% de las ventas externas colombianas fueron despachadas a los países con los que Colombia tiene Tratado de Libre Comercio.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 28 de 2015
2015-09-28 08:00 p.m.

En los albores del nuevo milenio Colombia despertó con graves dificultades de seguridad, una imagen destrozada. Dificultades económicas, creciente déficit fiscal, deuda externa considerable, fugas de capital, devaluación, altas tasas de interés. En el 2000 las exportaciones apenas alcanzaron los 13.000 millones de dólares, la inversión 2.400 millones y los turistas extranjeros fueron poco más de medio millón.

Lo que sucedió a partir de entonces fue rápido y contundente: se transformó en una de las naciones emergentes con mayor proyección en el mundo, con un gran prestigio regional por su solidez económica, su potencial para la inversión, con un desarrollo sostenido y sostenible. En estos tres lustros las exportaciones, la inversión y el turismo se multiplicaron por cinco. Es un milagro económico.

La década de 2000 – 2010 fue una época de construcción, de sentar las bases de ese nuevo rumbo, de que las empresas colombianas empezaran a asumir el reto de ser más productivas y competitivas para salir a competir en los mercados internacionales.

Los últimos cinco años, han sido de consolidación de nuestra política de comercio exterior, que nos ha permitido ser un jugador visible en el comercio mundial. En 2001 los países con los que Colombia tenía acuerdos comerciales se limitaban a la comunidad andina y México (171 millones de consumidores) y hoy tiene 13 vigentes que dan acceso preferencial a más de 1.500 millones de consumidores en el mundo.

Solo en 2014, un total de 6.500 compañías colombianas exportaron a los mercados con TLC, el 90% de ellas mipymes. Este dato muestra la relevancia y el aporte de este sector empresarial al posicionamiento de Colombia como proveedor internacional de bienes y servicios de calidad.

Los acuerdos se están aprovechando y prueba de ello es que en 2014, el 93% de las exportaciones colombianas llegaron a los países con los que Colombia tiene libre comercio. A Estados Unidos se exportaron por primera vez desde mayo de 2012, cuando entró en vigencia el TLC, 434 productos nuevos y 1.908 empresas nuevas incursionaron a ese mercado; a la Unión Europea, 336 productos nuevos y 528 empresas nuevas desde agosto de 2013; y a Canadá 224 productos nuevos y 454 compañías, desde agosto de 2011.

Otro de los grandes logros de estos años recientes es haber diversificado nuestra oferta exportadora y haber llegado a nuevos mercados. Después de haber tenido durante décadas como destinos prioritarios los países vecinos -además de Estados Unidos-, hoy las exportaciones colombianas llegan a 192 países y el abanico de posibilidades se amplió a productos como tilapia, cebollas, lavaderos y autopartes a Estados Unidos, aplicaciones móviles a Canadá y China, carne a Rusia, pitahaya a Japón y vestidos de baño a Turquía, por mencionar algunos.

La tendencia por los alimentos frescos y saludables va en aumento, por lo que las frutas exóticas colombianas son muy bien valoradas y apetecidas en mercados como el europeo, a donde llevamos aguacate, uchuva, granadilla, tomate de árbol, gulupa, pitahaya, maracuyá y mangostino.

Además, hemos cruzado las barreras fitosanitarias de mercados tan exigentes como el asiático y ya podemos exportar pollo y pitahaya a Japón y carne bovina a Jordania y a Rusia. Continuamos en procesos de apertura sanitaria para poder llevar carne y pollo a China, leche y productos lácteos al país nipón; y pimentón, sandía, melón, mango, maracuyá, gulupa, granadilla, y curuba a Estados Unidos.

En los últimos 5 años, las exportaciones diferentes a los minerales e hidrocarburos crecieron 18% y se han mantenido por encima de los US$16.000 millones, lo que representa una contribución a las exportaciones totales del país de alrededor 30%.

Aumentar las ventas externas diferentes a las mineras a US$30.000 millones para 2018 es la meta del Gobierno, un reto ambicioso, viable y un tema estratégico para el país en momentos de desaceleración del sector minero energético por la caída en los precios internacionales del petróleo.

En ProColombia estamos apoyando el cumplimiento de esta meta y para ello, pusimos en marcha una estrategia agresiva que busca aumentar 6% las ventas internacionales de las exportadoras.

Además, busca generar inversión extranjera para que las empresas colombianas puedan aumentar su capital, pues hemos visto cómo la inversión transforma las estructuras productivas y comerciales. Somos un aliado estratégico para los empresarios internacionales, ya que les ofrecemos buenas condiciones para desarrollar industria en el país.

Queremos aumentar a 1.000 el número de empresas exportadoras constantes a 2018 y para lograrlo tenemos a toda marcha programas como Mipyme Internacional y Mentor Exportador, que le extienden a los empresarios todo nuestro conocimiento y experiencia para que exporten.

Nuestra estrategia también contempla aumentar las exportaciones de las multinacionales para que reinviertan en Colombia, e incrementar el número de viajeros internacionales que demandan productos turísticos de alto gasto.

Durante estos últimos quince años dejamos de ser un patito feo para el mundo, logramos generar confianza y tener un ambiente favorable para los negocios – hoy somos el mejor país de América Latina para hacer negocios, según el Ranking Doing Business 2015 del Banco Mundial -. Ya tenemos un terreno ganado que nos permitirá sacar adelante nuestras metas.

Ahora bien, los siguientes pasos que debemos dar son gigantes, pero tenemos la certeza de que valen la pena darlos. Tenemos que consolidar las exportaciones en sectores con alta competitividad, fortalecer encadenamientos productivos locales, transformar nuestros sectores productivos de alto valor agregado, en resumen, ser más productivos, más competitivos. Esto es lo que nos exige el mundo para poder insertarnos en las cadenas globales de valor, que son presente del comercio mundial, y nuestro futuro.

María Claudia Lacouture

Presidenta de ProColombia

@mclacouture

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado