Comentario de hoy/Análisis fundamental del precio del fríjol

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
enero 20 de 2015
2015-01-20 11:36 a.m.

El día de ayer estuvo marcado por bloqueo en los puertos. No me refiero a problemas marítimos o viales por alguna manifestación o algún accidente, sino a bloqueo en los puertos y terminales informáticas; son los inconvenientes cibernéticos que se vuelven riesgos operativos; así como cuando se cae Facebook, Twitter o algún cajero, tal cual. Sin embargo pude enterarme que en términos generales la tasa fija fue comprada, por ejemplo los sept19s bajaron del 5.62 al 5.57 y los jul20s del 5.82 al 5.77. Estos datos son aproximados; parafraseando ahora sí esta situación con alguna vía terrestre, digamos que los datos se quedaron en la línea en un trancón, mientras compraban tinto endulzado con panela. El dólar va más o menos ajustándose a su valor de dos mil trescientos y pico: abrió a 2.358 y cerró a 2.363,50. Mis clientes de afuera se quedaron quietos, debido a que en EEUU se celebró el día de Martin Luther King. Bueno, yo me caracterizo por tener confianza y así fue la percepción del mercado colombiano: la confianza del consumidor fue de 22.4 Vs un esperado de 21.8.

Había un cupo amplio para las operaciones de mercado abierto; era de 10.6bn y se demandaron 9.6bn al 4.5%. Todo discurrió con perfecta normalidad y a la 1:11pm estuvieron operando los jul24s al 6.68%; recordemos que no había datos ni movimiento de Tesoros, tampoco hubo TTVs. Mientras mi loción Terre d'Hermès va languideciendo, razón que me hace incurrir en riesgos operativos y me obliga a averiguar otra o tal vez a volver a una ya usada, vi que hubo 56k en acciones, 194k en futuros específicos y 26k en TRMs. El volumen tan bajo en los TRMs fue precisamente por el día festivo allá.

Decía mi abuelo, siempre que le servían un plato de fríjoles, que era el mejor que se había comido. No importa si al otro día le servían la misma ración, siempre decía que era la mejor. Pues bien, en estos días mientras andaba haciendo unas labores a unas 40 cuadras del trabajo, me encontré con que era la hora del almuerzo y el sol de por la tarde generaba un hambre apremiante. Por lo general cuando voy por parajes inhóspitos busco la infaltable hamburguesa de alguna cadena de comidas rápidas, hamburguesa que siempre es y será bienvenida. Esta vez vi un letrero que anunciaba una frijolada, con todos sus aditamentos y adornos, por tan solo 8.900 pesos. La mente y el cuerpo no siempre van a la misma velocidad; esta vez mi mente ya estaba sentada metiéndose la servilleta entre la camisa mientras que mi cuerpo seguía quieto. Posteriormente entré. Pedí la tan famosa frijolada, el plato del día, y puedo asegurar que fue la mejor frijolada que me he comido. El precio muy por debajo del promedio me confirma que buenos almuerzos se pueden conseguir sin tanto prolegómeno. Haciendo las conversiones respectivas a tasas de mercado, sin incurrir en riesgos operativos, noté que tal frijolada, con aguacate, chicharrón y arroz, costó 3.77 dólares; si algún miembro de la Comunidad Europera lee esto, sépalo, costó 3.24 euros; y si algún suizo quiere averiguar, hubiera costado 4.29 francos suizos; antes de la debacle que permitió su libre flotación habría costado 3.69 francos suizos. Mejor dicho, antes del chicharrón.

Una de las innumerables ventajas de la familia es que las cosas se heredan. Siempre que me sirvan un plato de fríjoles, diré que es el mejor que me he comido. Un análisis bastante fundamental y, eso sí, sin riesgos de ningún tipo, excepto que se bloqueen los puertos.

Jorge Alonso Ruiz Morales
trader moneda legal
Corficolombiana
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado