¿Cómo se comportarán los precios del petróleo?

La presión sobre los precios del crudo por la desaceleración de las economías desarrolladas ha sido compensada por la mayor demanda por parte de los países emergentes.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 21 de 2011
2011-12-21 03:26 a.m.

 

En primer semestre del 2011 las tensiones geopolíticas en Medio Oriente y Norte de África redujeron los suministros de crudo y aumentaron sus precios internacionales.

Desde julio, los precios incorporaron los efectos de la desaceleración económica mundial, ubicándose en niveles menos elevados que a principio del año, sin dejar de ser altos en términos históricos.

Mientras que el precio promedio del petróleo WTI fue de 102 dólares por barril (dpb) en el primer semestre del 2011, en el segundo semestre promedió 92 dpb, registrando un mínimo de 75,9 dpb a comienzos de octubre.

La semana pasada, la Opep fijó su meta de producción de petróleo para el próximo año (por primera vez en tres años) en 30 millones de barriles diarios (mbd), muy cerca de los niveles de producción actuales.

El anuncio evidencia que predominaron los intereses a favor de no restringir el bombeo de crudo (Arabia Saudita) sobre los de sí hacerlo para presionar al alza los precios (Irán, Argelia y Venezuela).

Sin embargo, creemos que en el 2012 habrá factores que permitirán mantener los precios del crudo en niveles relativamente altos (similares a los del segundo semestre del 2011).

La demanda estará apoyada por la dinámica de las economías emergentes (particularmente China), mientras que la oferta sería afectada por el aumento de costos, la reducción en los excedentes de inventarios, los trastornos de suministros en el Medio Oriente, y las tensiones políticas entre Israel e Irán.

La presión sobre los precios del petróleo por la desaceleración de las economías desarrolladas ha sido compensada por la demanda de países emergentes como China e India, escenario que esperamos se mantenga en el 2012.

Mientras que la participación de los países desarrollados en la demanda petrolera mundial se redujo de 54,5 a 45,5 por ciento entre el 2000 y el 2010, la de las economías emergentes ha aumentado y actualmente explica más de la mitad del consumo mundial de crudo.

En particular, la demanda china es la que más ha crecido, convirtiéndose en el segundo consumidor mundial, después de EE. UU.

En un contexto en el que se espera que las economías avanzadas crezcan 1,9 por ciento en el 2012 y las emergentes 6,1 por ciento, la mayor participación de estas últimas en el consumo mundial de hidrocarburos daría soporte a los precios del de los mismos en el 2012.

China estuvo inmersa en un proceso de desacumulación de inventarios de petróleo durante el primer semestre del 2011. Recientemente, estos inventarios llegaron a sus menores niveles del año, por lo cual es razonable esperar que las compras externas de crudo repunten, como se evidencia en los últimos datos (las importaciones petroleras crecieron 26,9 por ciento a/a en octubre).

Bajo este contexto, el año entrante la demanda de crudo aumentaría gracias a los países emergentes, que según estimaciones de la EIA, compensaría una contracción de la demanda de los países desarrollados.

En el 2012 el consumo de petróleo y otros combustibles líquidos llegaría a 89,5 mbd, superior en 1,4 mbd al del 2011.

Las estimaciones de la EIA señalan que la producción petrolera mundial aumentaría en 1,7 mbd, debido a incrementos de 0,5 mbd en la producción de la Opep y de 1,2 mbd en la de los países no Opep, con lo cual la oferta global de crudo en sería de 89,4 mbd el año que viene, inferior a la demanda esperada de 89,5 mbd.

Existen dos problemas sobre la oferta mundial.

El primero está relacionado con debilidades de infraestructura, mayores necesidades de inversión en pozos existentes y bajas reservas de crudo, generando cuellos de botella sobre la producción petrolera no Opep.

El segundo está asociado al aumento en los pisos de costos de producción de petróleo en los últimos años.

Los suministros de los países no Opep (cerca del 60 por ciento de la producción mundial) se han desacelerado considerablemente. Por ejemplo, la producción de los países del Mar del Norte ha caído de 5 mbd a comienzos del 2007 a 3,2 mbd a mediados del 2011, y los pronósticos para el 2012 continúan siendo a la baja.

Gran parte del problema se debe al envejecimiento de reservas petroleras de algunas zonas productoras de los países no Opep. Además, muchos campos no cuentan con la infraestructura ni con el marco legal necesario para realizar procesos de exploración y/o explotación.

Por lo anterior, los inventarios petroleros de los principales mercados consumidores han disminuido de forma importante.

En junio del 2011 la desacumulación de inventarios llegó a un máximo de 0.76 mbd, debido al uso de reservas de crudo de EE. UU. y de países mayoritariamente emergentes. Los inventarios han caído a menos del 3 por ciento de la demanda petrolera mundial, los menores en más de tres años, generando riesgos de presiones al alza sobre los precios del crudo en el 2012.

Finalmente, los riesgos de manipulación de precios por parte de la Opep siguen siendo altos. Los crecientes costos de producción (debido, entre otras razones, a los aumentos de gasto público en Medio Oriente para contener protestas sociales domésticas), hacen esperar que la Opep busque mantener los precios elevados (margen sobre los costos).

Desde junio de este año hubo fuertes discusiones al interior de la Opep entre quienes están a favor de una mayor producción (lo que finalmente sucedió) y quienes buscaban manipular los precios por medio de límites a la producción.

Además, existen riesgos de distorsión por las renovadas tensiones geopolíticas entre Irán (tercer exportador mundial de petróleo) e Israel.

El riesgo político es una de las razones por las que el precio del WTI llegó a 100 dpb en noviembre del 2011, a pesar de las preocupaciones por una intensificación de la crisis en Europa. Para el año que viene esperamos que los precios del petróleo WTI se ubiquen en un promedio de 88 dpb.

Julio César Romero y Luis Omar Herrera

Analistas de Investigaciones Económicas de Corficolombiana

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado