Opinión / Compramos libros, los leemos y los vemos

Mucho se dice que los colombianos leemos poco, y eso no es cierto; mucho se dice que no compramos libros, y tampoco es cierto y mucho se dice del mercado de libros en Colombia y poco se sabe.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
abril 24 de 2013
2013-04-24 04:16 a.m.

Cada día los colombianos leen más, y no necesariamente libros: diarios, revistas, correos electrónicos, chats, páginas web, mensajes de texto y todo tipo de publicidad en diferentes espacios, situación que indica que leemos mucho más que nuestros papás, pero con contenidos diferentes y, sin duda, por este lado muchos dirán que con una calidad cultural menor, pero realmente esto no es demostrable más allá de las definiciones clásicas de la cultura.

Cada vez compramos más libros, no físicos sino digitales, con un crecimiento superior al 70 por ciento anual, lo cual es lógico por la base de comparación, pero esto deja ver que el mercado está en un momento de gran dinámica gracias a la eliminación de las barreras comerciales y físicas del libro. Hoy podemos comprar un libro digital en cualquier parte del mundo el mismo día que se lanza, no tenemos problemas para guardarlo en nuestros pequeños apartamentos, no tenemos el miedo de prestarlo y nunca recibirlo de vuelta, el precio es mucho menor por la eliminación de la producción y la comercialización.

A este 'boom' de lectura se le debe sumar el auge de conferencias.

En los últimos años, hemos sido testigos de la llegada a Colombia de los mejores autores literarios, de mercadeo, de autorrealización, filósofos, científicos y ambientalistas, demostrando no solo el reconocimiento del mercado de sus trabajos, sino el claro interés en pagar por conocimiento. Una persona puede pagar entre $100.000 ya $2´000.000 por ver una conferencia del autor de su interés, para sentir al autor en vez de leerlo (y quizá para no leerlo).

El mercado del conocimiento ha cambiado radicalmente.

El mercado de libros físicos en el país crece a tasas del 6 por ciento, y los libros digitales, por encima del 70 por ciento, según los datos del Dane. De acuerdo con Comscore, la asistencia a conferencias es enorme, pero desafortunadamente sin estadísticas, y TED ya alcanzó 1136 miembros colombianos registrados.

Este 'boom' de conocimiento es consecuencia de las nuevas tendencias de lectura. Recuerdo bien cómo se decía que nuestra generación llegaría a un punto donde no iba a leer más porque todo sería audiovisual, y satanizaban al cine, la televisión y los juegos de video.

Al final, estos medios en adición a la movilidad y la Internet nos volvieron lectores y nos llevaron nuevamente al libro y sus derivados (que van más allá de los juicios propios de sus orgullosas guerras culturales), lo que incremento el interés por la búsqueda del conocimiento y el deseo de la propia interpretación sobre el texto, el autor y el contexto: hoy muchos quieren leer el libro después de ver la película.

Comprar, leer y ver un libro (en película o conferencia) es una tendencia que se consolida, con retos enormes como la gran cantidad de editoriales, autores, títulos y temas, pero con la gran ventaja de una comunidad alfabetizada y acostumbrada a leer cada día, lo que fue hábilmente manejado por un autor japonés que, por medio de twitter, publicó su libro diariamente.

Cada vez leemos más, pero no de la misma forma, y esto debemos comprender, aprovecharlo y recrear la industria, porque como siempre, el consumidor ya cambio y la industria no se ha dado cuenta.

Camilo Herrera Mora

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado