Comunidad Andina frente al problema de las drogas

Actualmente, la CAN viene ejecutando el proyecto Pradican, que cuenta con el apoyo de laUnión Europea y contempla entre sus actividades la generación de información científica sobrela problemática de las drogas.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
agosto 09 de 2012
2012-08-09 01:39 a.m.

En el concierto internacional es cada vez más frecuente encontrar coincidencias respecto a la importancia del debate sobre la problemática de las drogas.

Entendemos este problema como global y mundial. Global, en la medida que es indesligable su complejidad de producción, tráfico, distribución y consumo, conllevando un número significativo de distintas drogas legales e ilegales, y, dentro de estas últimas, unas consideradas blandas o poco adictivas y otras duras o más adictivas. Ello, además de formas diversas de delitos conexos como la corrupción y el lavado de activos.

El problema es, también, mundial porque atañe a la humanidad entera, en distintas dimensiones y responsabilidades.

En este marco, la Comunidad Andina promueve la búsqueda de consensos respecto a enfoques e implementación de políticas integrales de lucha contra el narcotráfico, dado que existe el convencimiento de que sí puede reducirse de manera importante el tráfico de sustancias que se desvían al narcotráfico, si se actúa adecuadamente en los eslabones de la cadena de producción, tráfico y distribución.

Con este enfoque global y sin perder las conexiones de la cadena, consideramos que una estrategia urgente en la lucha contra el problema mundial de las drogas requiere incidir de manera contundente en su consumo como un problema de salud, cultura y educación pública.

Pese a que la demanda sigue siendo un factor situado, especialmente, en terceros países y de mayor desarrollo, la problemática no nos es ajena. Hoy, en nuestros países se registra un creciente consumo de diversas drogas, entre las que se destacan las sintéticas como el éxtasis o las metanfetaminas.

Como respuesta, los países andinos estamos encarando un programa para potenciar la fortaleza de las familias, pues ello contribuye a reducir el consumo de estupefacientes, fenómeno que, como mencionamos, lamentablemente muestra signos crecientes en nuestra sociedad.

Se requieren políticas específicas de salud y educación que tiendan a hacer posible garantizar una vida buena y libre de drogas a todos los ciudadanos andinos y del mundo.

Nuestra propuesta institucional busca coordinar acciones entre los países miembros para disminuir la oferta de insumos y precursores químicos, y bloquear las rutas utilizadas por los narcotraficantes para el transporte de las drogas.

También, se apoya en la ejecución de acciones conjuntas orientadas tanto a romper sus vías de financiación como de inteligencia en las redes de narcotráfico, con medidas que se anticipen a sus operaciones delictivas.

En este intento, se debe y tiene que involucrar a todos los sectores de la sociedad. No es tiempo de la apatía, sino de la acción para afrontar, en su raíz y distintos eslabones el flagelo del narcotráfico, que es capaz de corromper y trastocar valores que atentan tanto a la seguridad ciudadana como a la vida en democracia.

Actualmente, la CAN viene ejecutando el proyecto Programa Antidrogas Ilícitas de la Comunidad Andina (Pradican), que cuenta con el apoyo de la Unión Europea y contempla entre sus actividades la generación de información científica sobre la problemática de las drogas, el mejoramiento del control de precursores químicos, la optimización de la capacidad de análisis en los laboratorios de drogas incautadas, y la promoción del desarrollo económico alternativo y sostenible, incluyendo el preventivo.

Por primera vez, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú cuentan con un programa de armonización que les permitirá contar con un Sistema Andino de Información sobre Drogas, es decir, podrán compartir y comparar información estadística sobre la producción, el tráfico y el consumo de drogas, y sobre las actividades de desarrollo alternativo que realiza cada uno de los gobiernos en el marco de sus políticas y estrategias antidrogas.

Además, se viene desarrollando el Segundo Estudio Epidemiológico en población universitaria, y junto con la Organización Panamericana de la Salud se está implementando el Programa ‘Familias fuertes’ para prevenir el consumo de drogas en adolescentes de 10 a 14 años.

Otra de las actividades que se realiza es la capacitación en sistemas de clasificación internacional y diagnóstico, que están recibiendo técnicos de instituciones de salud y laboratorios nacionales de drogas. Además, se desarrollan intercambios de experiencias entre las comunidades beneficiarias del desarrollo alternativo, integral y sostenible, incluido el preventivo, y representantes de los gobiernos; así mismo, intercambios de experiencias en materia de cooperación policial.

De esta manera, la Comunidad Andina aporta, dentro de su capacidad y responsabilidad específica, a la búsqueda de soluciones realistas y concretas al problema mundial de las drogas.

Adalid Contreras Baspineiro  Secretario General a.i. de la Comunidad Andina. 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado