'Un conductor de Uber gana hasta 4 veces más que un taxista'

Entrevista de Mike Shoemaker con EL TIEMPO. Un balance del primer año del servicio en Colombia.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
octubre 08 de 2014
2014-10-08 07:52 p.m.

Uber cumplirá un año de operaciones en Colombia en breve. La aplicación móvil ha sido recibida con alabanzas e inconformidades. El 5 de mayo de 2014, esta plataforma tecnológica, que conecta a conductores de servicio especial con clientes, fue declarada ilegal por el Distrito. Algunos taxistas se mostraron preocupados por la amenaza que representaba. Los usuarios se volcaron, en su mayoría, a favor de Uber. En los meses subsecuentes, se calmó el desencuentro y Uber continuó operando.

En la actualidad, disponen de una flota de más de mil carros de servicio especial en Bogotá. También operan en Cali. Según Mike Shoemaker, el gerente de la compañía en Colombia, ya han completado 3 millones de kilómetros, en servicios, sin incidentes.

Se encuentra en vilo la expedición de un decreto que regule el uso del servicio. Tecnósfera habló con Shoemaker sobre lo que dejó la polémica con los taxistas y algunos detalles de la forma en que opera la aplicación.

¿Ya están trabajando para regular el servicio de Uber?

Nosotros seguimos buscando una reglamentación junto con el Ministerio de Transporte. Buscamos una regulación sensata que fomente este tipo de innovación y que nos permita seguir generando empleo y mejores ingresos a los conductores de Uber.

Con el cambio de gabinete, ha habido un proceso de transición. Estamos siendo pacientes. Cuando pase este periodo de tiempo, podremos retomar las conversaciones.

¿Cuándo cree que las podrán retomar?

No lo sé, la verdad.

¿Cómo es la relación con los taxistas en estos momentos?

La mayoría de los socios conductores de Uber, en algún momento previo, han sido taxistas. Ahora trabajan con nosotros por los beneficios que ofrecemos. En algunos casos, ganan hasta cuatro veces más que un taxista regular en promedio y cuentan con autonomía en término de horarios laborales.

En ese sentido, con los taxistas nos llevamos muy bien. Hablando con ellos, uno se da cuenta de que no se sienten muy afectados por la presencia de Uber. Ellos ven que es un mercado distinto, es un segmento distinto, simplemente por el hecho de ser más costoso.

¿Quiénes son los que más se han opuesto?

Las empresas de taxis y, en algunos casos, los dueños de taxis. Lo ven como amenaza. Sin embargo, nosotros llegamos a crear un nuevo segmento del mercado. Las personas sacan menos el carro particular porque cuentan con esta nueva opción, la de Uber. Si logramos que los ciudadanos dependan menos de los carros particulares, va a ser excelente para todos.

¿Qué anécdota le queda de la polémica con los taxistas?

Fue un momento difícil para todo el equipo. La intención siempre fue seguir operando porque hay muchas personas que dependen de esto. Muchos usuarios usan la aplicación y para muchos conductores es una fuente de ingresos significativa.

¿Qué impacto tuvo el revuelo mediático en el crecimiento de usuarios de la aplicación?

En Colombia, no hemos revisado esas cifras. Pero, por ejemplo, cuando se llevó a cabo el paro de taxistas en Londres, crecimos más de diez veces con respecto a las semanas previas. Aquí, vimos un pico.

Al margen de la polémica con los taxistas, ¿qué otras dificultades han enfrentado durante su primer año de operaciones?

Durante ese año, nuestros conductores han completado 3 millones de kilómetros en servicios y no hemos registrado ningún incidente en el país. En ese sentido, nos ha ido muy muy bien.

Hemos enfrentado problemas para encontrar talentos que quieran trabajar con nosotros. Ha sido difícil convencerlos de que involucrarse con un emprendimiento, como el nuestro, los va a beneficiar. Muchas veces los jóvenes lo que buscan es entrar a una empresa con nombre reconocido para consignarla en la hoja de vida. Uber todavía no tiene esa presencia.

¿Cuántas personas trabajan para Uber en Colombia?

Contamos con 13 empleados directos, 11 en Bogotá. Hemos generado miles de empleos indirectos a través de la figura de los socios conductores. En el mundo generamos más de 50.000 empleos indirectos mensuales en las 216 ciudades donde operamos.

¿En qué ciudades de Colombia operan actualmente?

En Cali y en Bogotá.

¿En Cali tuvieron problemas?

No, lo normal, no pasó mayor cosa en Cali.

¿En qué otras ciudades van a empezar a operar?

En Latinoamérica, contamos con presencia en once ciudades de cinco países. Operamos en Lima (Perú), Santiago de Chile (Chile), Ciudad de Panamá (Panamá), Cali (Colombia), Bogotá (Colombia), México D.F. (México), Guadalajara (México), Tijuana (México), Sao Paulo (Brasil), Río de Janeiro (Brasil) y Belo Horizonte (Brasil).

Cuando pensamos en nuestra expansión, lo hacemos a nivel regional, no país por país.

Contamos con un sistema que nos permite ver en qué ciudad se está exigiendo más el servicio.

Si hay muchas personas abriendo la aplicación en una ciudad, vemos que hay una demanda latente en la misma y la tomamos en cuenta para nuestros planes de expansión.

Escuché que estaban pensando en expandirse a Medellín y a Cartagena, ¿lo han considerado?

Serían opciones lógicas, pero no se ha definido nada todavía.

¿En qué otras modalidades de servicio están trabajando?

En un sistema para compartir carro, conocido en inglés como ‘Car Pooling’.

Estamos experimentando con ello en Estados Unidos. Es un producto que se llama UberPool. Se encuentra en fase piloto. Permite que se comparta el mismo carro particular entre varias personas. En Colombia no es una opción todavía porque solo llevamos un año en el país. Hay que probarlo primero, implica un cambio operativo y tecnológico importante.

¿Es verdad que cuando el conductor termina carrera, también se califica a los pasajeros?

Sí, es cierto. No solamente cuidamos a los usuarios sino también a los conductores y si hay usuarios que no son respetuosos con los conductores, también existe la posibilidad de no permitirles que sigan usando la aplicación. Buscamos una interacción basada en el respeto.

¿Se han visto en la necesidad de expulsar conductores producto de malas calificaciones?

Nosotros contamos con un proceso de gestión de calidad. Cada semana revisamos las calificaciones de los conductores y les brindamos más capacitación. En específico, les enviamos más información en cuanto a estándares de servicio, entre otros. Si el conductor no cumple las expectativas de los usuarios, existe la posibilidad de expulsarlo. La verdad es que sí ha pasado.

Una queja recurrente de los usuarios es que algunos conductores no parecen conocer la ciudad, ¿están trabajando en este aspecto?

Sí, yo también he escuchado ese comentario. Para resolver ese problema, hemos adelantado dos soluciones. La primera es que le mostramos al conductor la ruta en la aplicación, así no tiene necesidad de conocer la ciudad a la perfección.

La otra se concentra en brindar educación y en fomentar la adquisición de experiencia. Aunque muchos conductores ya han manejado antes, otros no. Con algunos meses de trabajo, conocerán mejor la ciudad.

¿Qué estrategias han implementado para fidelizar a los clientes?

Hemos trabajado en ello, mas no hemos encontrado todavía una estrategia perfecta. Hemos experimentado en Nueva York con una opción que se llama 'VIP' para los usuarios más frecuentes. Ese estatus garantiza el acceso a los mejores conductores. Sin embargo, en la actualidad no hay un programa global para fidelizar más a los clientes. Lo estamos revisando.

Por otra parte, desde el área de mercadeo, se está trabajando en facilitar el acceso a los clientes a algunos eventos.

¿Con qué porcentaje del dinero pagado por los trayectos se quedan ustedes?

El conductor se queda con el 80 por ciento del valor de la carrera. Invertimos 10 por ciento en costos operativos. Se la paga a los proveedores nacionales y a las personas del equipo local, etcétera. Nosotros le damos un iPhone al conductor y pagamos por su plan de datos. También pagamos el procesamiento de la tarjeta de crédito.

En resumen, nos quedamos con poco menos del diez por ciento.

En términos de ganancias, ¿cómo les ha ido?

De momento, en Colombia nos hemos enfocado en invertir. Seguimos creciendo, estamos invirtiendo en el crecimiento de la empresa, no nos enfocamos en las ganancias aún.

ÉDGAR MEDINA
Redacción Tecnósfera
En Twitter: @EdgarMed

 


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado