Consejo de un grupo de visionarios: simplemente comience

Incubar una idea u otra por cuatro o cinco años es lo que hace la mayoría de la gente. Simplemente comience. Aprenderá muchas lecciones haciéndolo. Confíe en el proceso y en su idea.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 06 de 2013
2013-09-06 10:31 p.m.

A principios de este año, experimenté una de esas afortunadas coincidencias que hacen que la vida sea interesante.

Casi al mismo tiempo en que yo empezaba a contar los días para el estreno de la nueva película de Virgin Produced, ‘Jobs’, que muestra la vida como emprendedor del fundador de Apple, Steve Jobs, cené con un grupo maravilloso de emprendedores que incluyó a Tony Fadell de Nest, Mike McCue, de Flipboard y Dave Morin de Path, junto con el director ejecutivo de Twitter, Dick Costolo.

Tony y Dave trabajaron en Apple al inicio de sus carreras, de manera que, por supuesto, les pedí me contaran más anécdotas sobre Steve, el emprendedor al que más admiro.

Tony fue el hombre detrás del revolucionario iPod de Apple.

Al inicio de su carrera en Apple, Tony se acercó a Steve Jobs con el concepto inicial, y luego trabajó en la creación y desarrollo de 18 generaciones de iPods y tres generaciones de iPhones.

Tony habló bastante del estilo de liderazgo de Steve y cómo afectó a la compañía.

Es bien sabido que Steve presionaba a sus empleados para alcanzar resultados deslumbrantes, demandando la perfección, y que era rápido para criticar cuando las cosas no iban bien. Y su gente superó el desafío: Las cosas salieron muy bien con el iPod, el cual transformó a la industria de la música.

Tony sentía que sin importar cuán bueno fuera un producto, Steve nunca pensaba que fuera perfecto. Parte de este impulso hacia la perfección significó que Steve no diera marcha atrás: No se podía ganar una discusión con él a menos que uno pudiera respaldarla con datos fríos y duros.

Y Steve ganaba casi todas las discusiones basadas en opiniones.

Si Tony y su equipo necesitaban ganar una discusión basada en opiniones, el equipo conspiraba antes de la reunión con Steve, esperaba hasta el momento crítico durante esa reunión, discretamente pronunciaba la palabra "¡ahora!" y luego todos se inclinaban hacia adelante al mismo tiempo y presionaban contra los deseos de Jobs.

La creencia de que siempre se pueden hacer las cosas mejor es algo que distingue a los emprendedores grandiosos, y ayuda a impulsarlos hacia éxitos futuros. Los creadores nunca están totalmente satisfechos. Siempre pueden hacerlo mejor.

La visión y empeño de Steve en ello resultaron en que el equipo del iPod desarrollara una enorme cantidad de productos y versiones antes de que sintieran que habían alcanzado su objetivo y siguieran adelante con un lanzamiento.

Este es un proceso largo y solitario en una compañía; como dijo Dave: “Nadie recuerda cuando no podíamos vender los iPods y regalamos uno a cada estudiante de la Universidad de Duke para darlo a conocer. Puede llevar mucho tiempo crear una compañía”.

Cuando llegamos al tema de en qué proyectos estamos trabajando ahora, Tony por supuesto habló sobre su maravillosa nueva compañía, Nest, la cual ha desarrollado un termostato que aprende los horarios de las personas, reduciendo la generación de carbono y las facturas de electricidad en sus casas en hasta 20 por ciento.

Como era de esperarse, él y su equipo están trabajando también en muchos otros productos interesantes.

La cultura de una compañía da forma a todo, desde cómo lucen sus productos hasta cómo el personal de servicio a clientes responde al teléfono, así que la cultura de cada compañía debería ser un poco diferente y menos dictatorial que la de Apple.

Él ayuda a todos en el grupo a comprender su papel vitan en sus éxitos y a trabajar para alcanzar esos objetivos.

Por otra parte, Nest comparte el enfoque de Apple en el diseño brillante. Tony afirmó que así como hacer productos prácticos y excelentes, esto es esencial para que cualquier compañía sea competitiva: "Se debe tener una apariencia genial y un desempeño genial".

Esto da a los clientes razones lógicas y emocionales para invertir en una marca.

Como dijo Tony: “La tecnología debería girar en torno de más que lo más nuevo, lo más ruidoso y lo más lindo. Debería marcar una diferencia”.

Y Dave comentó que el estímulo para un diseño grandioso debe provenir de arriba. Todos en una compañía deberían interesarse en cómo luce, se siente y funciona un producto; no solo los tipos con la palabra "diseño" en sus títulos laborales.

Las compañías necesitan directores ejecutivos con buen gusto en el diseño, así como necesitan contadores que sean grandiosos con los números.

Conforme la cena se acercaba a su fin, todos hablaron sobre qué consejo pudiéramos tomar de nuestras experiencias que fuera útil para los nuevos emprendedores.

Coincidimos en que sería: Simplemente comiencen. Incubar una idea u otra por cuatro o cinco años es lo que hace la mayoría de la gente. Simplemente comiencen. Aprenderán muchas lecciones haciéndolo.

Comiencen. Confíen en el proceso, confíen en su idea y confíen en su equipo.

Tuvimos una conversación estupenda durante nuestra comida. Hubiera sido grandioso que Steve aún estuviera aquí para que se nos hubiera unido.

Richard Branson

Fundador de Virgin Group y firmas como Virgin Atlantic y Virgin America.

Favor enviar sus preguntas a:

richardbranson@nytime.com

Incluya nombre, país y correo electrónico

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado