Consultorio/Más allá del conflicto

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 13 de 2014
2014-03-13 02:37 a.m.

La fuerte aversión al riesgo que se observó en días recientes por las tensiones políticas entre Rusia y Ucrania, propició un significativo incremento en las cotizaciones de los precios internacionales de algunos bienes básicos recientemente. Sin embargo, es importante entender las razones económicas que subyacen esta tensión bilateral y que justifican este comportamiento de los precios de los commodities. A continuación se mencionan algunos factores que explican esta dinámica, más allá del conflicto.

PRECIO DEL PETRÓLEO: AL COMPÁS RUSO

Rusia es uno de los principales actores en el mercado mundial de crudo. Como productor, este país ocupa el tercer lugar en el mundo con una producción de 10,4 millones de barriles producidos al día (bpd), lo que significa que tiene una cuota de mercado del 12,1 %, siendo solo superado por los 11,7 millones de bdp de Arabia Saudita (13,6% de la producción global) y los 11,1 millones de EE. UU. (12,9 % del total), y muy lejos del nivel de producción de 4,4 millones de bpd de China en el cuarto lugar (5,1 %). Por su parte, las exportaciones rusas rondan los 7,2 millones de bpd, lo cual significa que las ventas de Rusia suplen un 13 % de las importaciones mundiales de crudo (55,3 millones de bpd) y solamente son superadas por Arabia Saudita, que aporta 8,9 millones de bpd (16 %) a las exportaciones globales de petróleo (Gráfico 1).

Algo que alimenta aún más la incertidumbre de los mercados, es el hecho de que una parte del oleoducto Druzhba (el más largo del mundo y el cual transporta el crudo proveniente de Rusia hacia países de Europa Occidental y algunos de Europa Oriental), atraviesa una vasta zona del territorio ucraniano para distribuir petróleo a países como Hungría, Eslovaquia y Polonia. Se estima que esta ramificación del Druzhba (la ramificación sur del oleoducto) proporciona alrededor de 300 mil bpd a esos tres países, lo cual al contrastarlo con la capacidad total de suministro del oleoducto, que oscila alrededor de 1,2 millones de bpd, significa que por esta división se transfiere el 25 % del total de crudo que exporta Rusia.

Naturalmente, cualquier alteración en el suministro de crudo proveniente de Rusia, tendría efectos adversos sobre la oferta mundial de petróleo. Esta expectativa llevó a que los precios del crudo registraran niveles máximos del año el pasado 3 de marzo, justo el día en que se agudizó el conflicto bilateral ante la invasión de tropas rusas en territorio ucraniano.

POTENCIAL DESABASTECIMIENTO DE GAS EN EUROPA

Otro aspecto que también suscita volatilidad es la disputa entre Rusia y Ucrania por el control del gasoducto ucraniano, el cual transporta más del 50 % del gas que vende Rusia a los países de Europa Occidental. A manera de ejemplo, esto significa que de los 30 mil millones de metros cúbicos de gas que exporta anualmente Rusia a Alemania (su principal comprador en Europa Occidental), por lo menos 15 mil millones de metros cúbicos deben pasar por el gasoducto ucraniano.

Desde luego, esta situación aumenta el riesgo de que una profundización de la crisis pueda propiciar un fuerte desabastecimiento de gas en países como Austria, Eslovaquia, Hungría y República Checa, teniendo en cuenta que alrededor del 70% de las importaciones totales de gas de cada uno de estos países provienen de Rusia y pasan por el gasoducto ucraniano. Incluso, en algunos países podría darse un desabastecimiento total de gas, siendo el caso más llamativo (y evidente) el de Ucrania; los 29,8 mil millones de metros cúbicos que representa el 100 % de las importaciones ucranianas de gas provienen de Rusia.

PRECIO DE LOS GRANOS: VOLATILIDAD EN TORNO A UCRANIA

Los precios internacionales de los alimentos básicos también registraron importantes incrementos en la semana que se agudizó la tensión política entre Rusia y Ucrania (Gráfico 2). ¿Por qué los precios del trigo, el maíz y la cebada, han reaccionado tan bruscamente ante esta situación? Según estadísticas de los últimos cuatro años del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA), la respuesta se halla en la creciente importancia de Ucrania como abastecedor de las compras globales por este producto, lo cual pone de manifiesto los riesgos asociados a eventuales restricciones de oferta frente a una agudización de la crisis con Rusia.

Ucrania suple el 9,8% de las importaciones mundiales de maíz (9,5 millones de toneladas al año) y el 4,6 % de las importaciones globales de trigo (6,6 millones de toneladas al año), lo que lo sitúa como el cuarto país exportador de maíz y el quinto exportador de trigo. Frente a sus exportaciones globales de cebada (18,9 millones de toneladas), Ucrania se ubica en el segundo lugar del escalafón mundial de exportadores de este cereal, con una participación del 17,2 %.

Finalmente, conviene hacer mención de los costos y beneficios que esta coyuntura internacional podría generar a nivel local. Los aumentos en las cotizaciones de los precios del crudo, por un lado, resultan favorables para las exportaciones, para la buena dinámica de los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) y para las cuentas fiscales. Pero por otro lado, teniendo en cuenta que Colombia es un importador neto de cereales, el incremento en los precios del maíz, del trigo y de la cebada, de mantenerse por más tiempo, podría generar algunas presiones alcistas en la inflación de alimentos a nivel local en los próximos meses, en particular la inflación de alimentos no perecederos.

Las tensiones políticas entre Rusia y Ucrania, propició un significativo incremento en las cotizaciones de los precios internacionales de algunos bienes básicos recientemente.

Fabio David Nieto,
analista Cambiario de Corficolombiana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado