Consultorio/ Antinormalización

El debilitamiento de la economía mundial y la caída adicional de los precios del petróleo sugieren que la hipermegaliquidez continuará por un tiempo prolongado y que las preocupaciones en torno al inicio de la normalización monetaria en el mundo desarrollado son poco fundamentadas.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
febrero 05 de 2015
2015-02-05 11:19 p.m.

Cualquier duda de que las condiciones de liquidez global iban a permanecer supremamente holgadas en el 2015 se disipó tras todas las decisiones de política monetaria en enero. El debilitamiento reciente de la economía mundial y la caída adicional de los precios del petróleo sugieren que la hipermegaliquidez continuará por un tiempo prolongado y que las preocupaciones en torno al inicio de la normalización monetaria en el mundo desarrollado son poco fundamentadas.

Durante estas semanas los principales bancos centrales del mundo desarrollado anunciaron medidas de estímulo monetario adicional o enviaron señales de que las que se han adoptado podrían ser insuficientes. En consecuencia, esperamos que las inyecciones mensuales de liquidez a lo largo del 2015 continúen a un ritmo similar, o superior, al que se observó en los últimos cinco años.

El Banco Central Europeo, el segundo más grande del mundo, anunció un nuevo plan para inyectar al menos 1,3 billones de dólares en el próximo año y medio a través de la compra de títulos.

El Banco Central de Japón, el tercero más grande, está inyectando 70 mil millones de dólares mensuales indefinidamente a través de la compra de activos (840 mil millones anuales), pero hace poco rebajó su pronóstico de inflación para el 2015 de 1,7% a 1%, muy por debajo de la meta de 2%, mientras que la inflación siguió cayendo en diciembre por debajo de 1% y cada vez se aleja más de la meta. Esto ha incrementado seriamente la probabilidad de que el ritmo de inyección de liquidez aumente en los próximos meses.

Los bancos centrales de Suiza, Canadá, y Australia (quinto, sexto y séptimo más grandes, respectivamente) redujeron sus tasas de interés de referencia a mínimos históricos, y la de Suiza ya se encuentra en terreno negativo. Finalmente, el Banco Central de Nueva Zelanda (el octavo más grande) afirmó que está considerando recortes en su tasa de interés.

La Reserva Federal en EE. UU., el banco central más grande del mundo, mencionó la semana pasada que será paciente para dar inicio a la subida de tasas de interés, a pesar de una evaluación más positiva sobre la recuperación de la economía, pero con muchas preocupaciones sobre la baja inflación y la continua caída de las expectativas inflacionarias a todos los plazos.

La fuerte y rápida apreciación del dólar ya está afectando el desempeño de grandes compañías en EE. UU., así como debilitando las exportaciones y generando mayores presiones desinflacionarias. Por su parte, la caída de los precios del petróleo también está presionando la inflación a la baja, desde niveles que eran inferiores a la meta de 2%, y la Reserva Federal está manifestando preocupación sobre posibles quiebras de empresas petroleras, que podrían ocasionar pérdidas de empleo en el sector. Finalmente, el entorno de debilitamiento global es un riesgo más a la baja para la actividad económica de EE. UU. Por estas razones seguimos creyendo que el aumento de tasas de interés en ese país iniciará hacia finales del año, mucho más tarde que la expectativa generalizada de mediados de año, e incluso ahora vemos un mayor riesgo de que se aplace para el 2016.

Estas posturas más laxas de política monetaria se están dando después de 6 años de amplio y continuo estímulo, pues la recuperación económica sigue siendo débil y está lejos de consolidarse.

La producción y la demanda están muy por debajo de su potencial en el mundo desarrollado, lo cual limita la capacidad de las empresas para fijar mayores precios en sus productos. Estas economías también mantienen un amplio nivel de subutilización de su fuerza laboral. Muchos desempleados están buscando pocos puestos de trabajo disponibles, y la innovación tecnológica agrava la demanda por empleos de menor calificación y de bajos ingresos, porque cada día se están generando más ahorros en los costos de mano de obra. El consecuente aumento de la desigualdad está desplazando ingresos de la población que más gasta a la que más ahorra, profundizando el debilitamiento de la demanda. Por eso la inflación es baja y está cayendo en casi todas las economías avanzadas, y en algunos casos es negativa.

Además, no hay coordinación entre la política monetaria y la fiscal. Para que el estímulo monetario sea efectivo, se debe combinar con una política fiscal expansiva, pero esta última está ausente. En efecto, tanto la Eurozona, como EE. UU., el Reino Unido y Japón están adoptando medidas de austeridad, con el agravante de que están concentradas en recortar la muy necesitada inversión pública en infraestructura, y no en la disminución de subsidios u otros gastos fiscales ineficientes.

Ante la ausencia de políticas fiscales expansivas, las presiones desinflacionarias se mantendrán y la política monetaria continuará siendo aún más laxa por un tiempo prolongado. Esto está presionando las tasas de interés en todo el mundo a la baja. Las tasas de los bonos gubernamentales de largo plazo de los principales países avanzados (Alemania, Japón, Suiza, Reino Unido y EE. UU.) se están negociando en mínimos históricos, y algunas incluso son negativas.

Por esta razón somos optimistas sobre la entrada de flujos de inversión extranjera de portafolio hacia Colombia en los próximos meses, especialmente al mercado de deuda pública, lo cual contribuirá a una reversión importante de los altos niveles de tasa de cambio que se han registrado estas semanas. En efecto, el Ministro de Hacienda señaló que los extranjeros compraron casi 2,4 billones de pesos de deuda local en enero, superando con creces los 1,8 billones de compras mensuales promedio en el último año.

Andrés Pardo Amézquita, 

Director Ejecutivo de Investigaciones

Económicas de Corficolombiana 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado