Consultorio/ Balance positivo

Se mantiene la expectativa de que el Emisor comenzará con la normalización de la política monetaria en julio, en un contexto de inflación por encima de 2,5%.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 27 de 2014
2014-03-27 04:05 a.m.

A pesar del pesimismo moderado que prevaleció durante la mayor parte del año pasado en torno a la dinámica económica local, la semana pasada el Dane reveló que el PIB creció 4,3 % en el 2013, muy en línea con nuestra expectativa optimista de 4,2 % (la cual manteníamos desde agosto del año pasado) y con el 4,1% que esperaba el Banco de la República. La política económica contra-cíclica implementada a finales del 2012 y a lo largo del 2013 explicó buena parte de este desempeño: el Banco de la República mantuvo la tasa de interés de intervención en niveles expansivos durante todo 2013, mientras que en abril el Gobierno anunció el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (PIPE) para hacer frente a la desaceleración económica. Estas medidas se sumaron al desmonte de los aportes parafiscales en las nóminas salariales en enero del 2013, y fueron fundamentales para dinamizar el empleo formal, el gasto privado, y la construcción y la demanda de vivienda.

Adicionalmente, el Dane revisó el dato de crecimiento económico del 2012, de 4,2 % a 4 %, mientras que los del segundo y tercer trimestre del 2013 aumentaron de 3,9 % a 4 % y de 5,1 % a 5,4 %, respectivamente. Creemos que estas revisiones no generaron cambios significativos sobre la brecha del producto, ni sobre los análisis que determinan las decisiones de política monetaria. Así, estimamos que el PIB cerró el 2013 ligeramente por debajo de su potencial, que la brecha del producto es la menos negativa desde finales del 2012, y que estaría cerrándose a comienzos del segundo semestre del 2014. Mantenemos la expectativa de que el Emisor comenzará con la normalización de la política monetaria en julio, en un contexto de inflación por encima de 2,5% en el que ya se conocerán los datos del PIB del primer trimestre del 2014, que evidenciarán que la brecha negativa del producto estaría próxima a cerrarse.

CRECIMIENTO IMPULSADO POR DEMANDA INTERNA

La economía colombiana creció 4,9 % en el cuarto trimestre del 2013 (0,8 % respecto al tercer trimestre, para un crecimiento anualizado de 3,3 %), frente al 5 % que esperábamos y al 5,4 % del tercer trimestre. Como advertimos a finales del 2013, la desaceleración había tocado fondo en el primer trimestre del año (crecimiento de 2,6 %) e iniciado la recuperación en el segundo trimestre (4 %), la cual se consolidó en el segundo semestre con un crecimiento de 5,2 %.

La demanda interna reaccionó al estímulo monetario y fiscal, y fue fundamental para el repunte al pasar de crecer 3,4 % en el primer semestre del 2013 a 6,3 % en el segundo. Durante este último periodo, el consumo privado aceleró su crecimiento de 4,5 % en el tercer trimestre a 4,9% en el cuarto, cerrando 2013 con un aumento de 4,5 % y explicando el 65 % del crecimiento económico de ese año.

Todos los subcomponentes del consumo privado aceleraron su dinámica, excepto el de bienes durables, que se vio afectado por la feria bienal del automóvil (realizada en noviembre del 2012) y generó una base estadística muy elevada para el último trimestre del 2013. No obstante, las ventas al detal de vehículos (bien durable por excelencia) crecieron 5,2 % en el primer bimestre del 2014, e indican que este rubro impulsaría la economía en el primer trimestre del año.

En contraste, la inversión fija desaceleró su crecimiento de 11,3 % en el tercer trimestre del 2013 a 8 % en el cuarto, para cerrar 2013 con un crecimiento de 5,8 %. El desempeño de los subcomponentes de inversión diferentes a construcción mejoró, según lo anticipamos, particularmente el de equipo de transporte, que pasó de contraerse 1,5 % en el tercer trimestre a crecer 11,8% en el cuarto, mientras que el de maquinaria y equipo (un tercio de la inversión fija total) mantuvo estable su crecimiento en 4,6 %.

Nos sorprendió la caída de 2 % en edificaciones (esperábamos que creciera 10 %, basados en el aumento de 12 % del área causada), frente a la expansión de 27 % en el trimestre previo, lo que compensó el mejor desempeño de equipo de transporte. No obstante, parte del deterioro está asociado con la base estadística de esos periodos: crecimientos de -13,4 % en el tercer trimestre del 2012 y de +12,3 % en el cuarto trimestre del mismo año. El buen desempeño de las iniciaciones en el 2013, nuestro indicador adelantado preferido para edificaciones, nos permite mantener una expectativa optimista para el sector en 2014, aunque dado el sorpresivo deterioro del componente no residencial, ahora tenemos un sesgo a la baja. Por su parte, la inversión en obras civiles pasó de crecer 19,1 % en el tercer trimestre a 20,4 % en el cuarto, explicado en un 50 % por mayores pagos para infraestructura vial y en un 46 % por mayores pagos para acueducto y alcantarillado (dinámica asociada con la política social del Gobierno). Adicionalmente, la contribución de la variación de existencias al crecimiento del PIB aumentó 0,4 puntos porcentuales con respecto al trimestre previo, reflejando las mejores perspectivas empresariales, mientras que el gasto público mantuvo su crecimiento en 6,1%. Finalmente, la balanza comercial nos sorprendió positivamente, al aumentar su contribución a 0,6 puntos porcentuales, debido al crecimiento de 7,9 % en las exportaciones y de 4,5 % en las importaciones.

CONSTRUCCIÓN BAJÓ EL RITMO, LOSDEMÁS SECTORES MEJORARON

A diferencia del trimestre previo, cuando la construcción lideró la aceleración del crecimiento económico, en el cuarto trimestre fueron los otros sectores los que mejoraron su dinámica y compensaron la desaceleración del subsector edificador. Este último fue el responsable de la moderación del crecimiento de la construcción, de 21,8 % a 8,2 %, que no obstante se mantuvo como el sector de mejor desempeño y finalizó el 2013 con un crecimiento de 9,8%, el mayor desde el 2006. En contraste, los sectores transables (minería, industria y agricultura) aceleraron su variación anual de 2,9 % en 3T13 a 3,5 % en 4T13, y los sectores no transables diferentes a construcción (servicios, comercio, transporte, etc.) lo aceleraron de 4,9 % a 5,3 %.

Julio César Romero

Analista Macroeconómico de Corficolombiana

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado