Consultorio/En busca del equilibrio

Es muy probable que las cotizaciones internacionales del petróleo sigan al alza en los próximos meses, siendo afectadas particularmente por la volatilidad global. Por ello Corficolombiana revisó al alza los precios del petróleo para 2014 dejando el barril de WTI en promedio de 97 dólares.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 07 de 2014
2014-05-07 11:07 p.m.

 

La dinámica de los precios internacionales del petróleo en lo corrido del 2014, ha mostrado una tendencia alcista que los ha llevado a ubicarse por encima de los promedios anuales que se observaron en todo el 2013. Es muy probable que las cotizaciones sigan al alza en los próximos meses, siendo afectadas particularmente por la volatilidad global relacionada con las tensiones geopolíticas entre Rusia y Occidente, por algunas restricciones de oferta que aún persisten en el mercado internacional del crudo, y por el mayor estímulo monetario que se espera que anuncien algunos bancos centrales del mundo. Sin embargo, estas presiones podrían ser compensadas en el segundo semestre por los continuos riesgos de una menor dinámica de la economía de China, y un potencial endurecimiento de las condiciones de liquidez de su sistema bancario que profundizaría la desaceleración vía menores créditos al sector real.

INCERTIDUMBRE POR RESTRICCIONES DE OFERTA

El principal factor de riesgo al alza es la crisis entre Rusia y Ucrania. Una intensificación de este conflicto podría generar una reducción de alrededor del 25 % de las exportaciones rusas de crudo hacia Europa Occidental, teniendo en cuenta que gran parte del oleoducto que transporta el petróleo desde Rusia hacia el resto de Europa, pasa por Ucrania. Además, las sanciones económicas impuestas a Rusia, las recientes revisiones a la baja en las proyecciones de crecimiento económico de ese país para el 2014, y las potenciales retaliaciones políticas y económicas que el Gobierno de Putin podría llevar a cabo en respuesta a las acciones de Occidente, pueden propiciar un mayor ambiente de aversión al riesgo global. En resumidas cuentas, todo lo anterior terminaría afectando aún más las expectativas de mayores riesgos de restricciones de oferta de crudo a nivel mundial.

Varios de los problemas políticos en países como Irán, Irak, Libia, Nigeria y Siria (todos exportadores importantes de petróleo y varios de ellos miembros de la OPEP), se han moderado gradualmente en lo corrido del año, y podría compensar en alguna medida los efectos negativos de la situación entre Rusia y Ucrania. No obstante, algunos indicadores como los excedentes de capacidad de producción de la OPEP (que representa alrededor del 36 % de la producción mundial de crudo) aún no incorporan este mejor panorama, y siguen sugiriendo estrechez en la capacidad de responder a faltantes de oferta, lo que genera importantes presiones al alza en los precios del crudo durante momentos de volatilidad geopolítica como la que se ha observado en estos primero meses del año.

En efecto, este indicador se ubicó en 1,9 millones de bpd al cierre del primer trimestre del 2014, el segundo nivel trimestral más bajo desde el 2008, cuando los precios del petróleo estaban rondando sus niveles máximos históricos, y muy por debajo del promedio de 2,8 millones de bpd observado desde entonces.

DEMANDA MUNDIAL MEJORANDO, PERO ACOTADA POR CHINA

La recuperación económica que vienen registrando EE. UU. y la zona euro, tendrían un efecto positivo sobre la demanda mundial de crudo en el 2014, más aún si agrega a la ecuación que la amplía liquidez a nivel mundial seguirá impulsando la recuperación económica global. Según el FMI, el crecimiento de la economía mundial se acelerará de 3% en el 2013 a 3,6 % este año, principalmente debido a un repunte significativo en los crecimientos de EE. UU. (pasando de 1,9 % en el 2013 a 2,8 % en el 2014) y de la zona euro (de -0,5 % a 1,2 %). En efecto, tanto la Agencia de Información de Energía de EE. UU. (EIA) como la OPEP pronostican que la demanda global de crudo se acelerará en el 2014: la EIA estima un incremento de 1,4 % hasta 91,6 millones de bpd, mientras que la OPEP proyecta un crecimiento de 1,3 % hasta 91,2 millones de bpd, en ambos casos siendo un crecimiento superior al 1 % de 2013.

Sin embargo, la desaceleración de la economía de China se ha consolidado como el principal riesgo que podría presionar a la baja los precios del crudo en el 2014. Actualmente, China es el segundo mayor importador neto de crudo en el mundo, con una participación de 11 % sobre la demanda total, solamente superado por EE. UU. con 13,4%. Esto significa que una desaceleración del consumo interno de China, también afectaría la demanda de bienes básicos, incluido el petróleo.

Desde el 2010, la dinámica de las importaciones chinas ha mostrado una clara desaceleración: en ese año creció 17,5 %, mientras que en el 2011 y 2012 se observaron crecimientos de 9,2 % y 6,9 %, respectivamente. De acuerdo con información preliminar de la EIA, esta dinámica continuó en el 2013, y se estima que el crecimiento de las importaciones netas de crudo para ese año podría haberse desacelerado hasta 2 %.

Este riesgo cobra aún mayor importancia al tener en cuenta que la probabilidad de que China destrone a EE. UU. como el mayor importador neto de crudo en algunos años, ha aumentado sustancialmente. En efecto, como porcentaje de la demanda global de crudo, las importaciones netas de China pasaron de 2 % a comienzos del nuevo milenio hasta 7 % en el 2013, mientras que las importaciones netas de EE. UU. cayeron desde 16 % hasta 10 % durante el mismo periodo.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, revisamos ligeramente al alza nuestros pronósticos de precios del petróleo para 2014: promedio anual de 97 dpb para el WTI (antes era 96 dpb) y de 104 dpb para el Brent (era 102 dpb).

Fabio David Nieto

Analista Cambiario de Corficolombiana

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado