Consultorio/ Caso decembrino

El primer movimiento de tasas en EE. UU. se produciría en diciembre y no en septiembre, pues la Reserva Federal tuvo un tono menos optimista de lo esperado y las nuevas proyecciones de sus miembros apuntan a una recuperación más lenta de esa economía.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
junio 25 de 2015
2015-06-25 04:38 a.m.

El comunicado de la reunión del Banco de la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) de la semana pasada reveló una evaluación ligeramente más positiva sobre el desempeño de la actividad económica en ese país, pero el tono fue un poco menos optimista de lo que se esperaba.

Además, los comentarios de la presidente de la Fed reflejaron dudas sobre las perspectivas económicas de corto plazo.

Finalmente, las nuevas proyecciones económicas de los miembros de la Fed apuntan a una recuperación más lenta, lo cual iría de la mano de una subida de tasas de interés más gradual.

En consecuencia, el inicio de subida de tasas de interés en EE.UU. no está asegurado para septiembre, como anticipa el grueso del mercado. Seguimos esperando que este primer movimiento ocurra en diciembre.

Algunos indicadores económicos en EE. UU. han repuntado moderadamente en las últimas semanas, lo cual ha dado pie para confirmar la hipótesis de que buena parte del debilitamiento que se registró en el primer trimestre se debió a los efectos transitorios del invierno inusualmente severo y a la huelga en los puertos de la costa oeste de ese país.

Por lo tanto, no sorprendió que la Fed resaltara ese mejor comportamiento en el comunicado de su reunión de junio, empleando un tono un poco más optimista que el de la de abril.

En efecto, algunos de los cambios positivos con respecto al comunicado de la reunión previa fueron los siguientes: i) se hizo referencia a una economía que nuevamente se está “expandiendo moderadamente”, cuando antes se mencionaba el “estancamiento” de comienzos de año; ii) se destacó el “repunte” en el ritmo de generación de empleo, cuando antes se observaba una “moderación” del mismo; iii) se mencionó “alguna disminución” en los niveles de subutilización laboral, cuando antes se decía que habían “cambiado un poco”; iv) se habló de un “crecimiento moderado” del consumo de los hogares, cuando antes se decía que “había caído”; y v) se resaltó que el sector de la vivienda ha “presentado alguna mejoría”, cuando antes se decía que “permanecía débil”.

No obstante, las expresiones que describen el comportamiento de las cifras (“moderadamente”, “un poco”, “alguna”) reflejan un ritmo de recuperación que sigue siendo lento.

Incluso, la evaluación de la Fed sobre el desempeño de la inversión fija no residencial y de las exportaciones netas sigue siendo poco halagadora, al calificarlo de “débil”.

El mercado estaba esperando un lenguaje un poco más optimista para describir el repunte que se espera en la actividad económica, luego de la desaceleración del primer trimestre, pero eso no fue exactamente lo que obtuvo del comunicado de la reunión de la semana pasada.

En nuestra opinión, lo anterior deja dudas de que la Fed vaya a tener un panorama suficientemente convincente para subir las tasas de interés en septiembre.

Incluso, la presidente de la Fed, Janet Yellen, no se mostró especialmente confiada en sus perspectivas de corto plazo durante sus declaraciones a la prensa.

Yellen afirmó que los fundamentales que apoyan el desempeño del gasto de los hogares “parecen ser favorables”, pero manifestó estar “algo desconcertada” de que el crecimiento siga siendo moderado, a pesar del importante impulso que ha recibido el ingreso de los hogares debido a la fuerte caída de los precios de los combustibles.

Por otro lado, Yellen mencionó que aún ve espacio adicional para mejoras en el mercado laboral, pero hizo énfasis en que varios indicadores están mejorando a un ritmo “muy gradual”.

En cuanto a las nuevas proyecciones económicas de los miembros del Comité de la FED, también se aprecian razones adicionales para justificar la postergación del comienzo de la normalización de tasas de interés.

La expectativa promedio de crecimiento económico para el 2015 se redujo notablemente, pasando de 2,5 por ciento en las proyecciones de marzo, a tan sólo 1,9 por ciento.

Además, ese menor pronóstico no se vio compensado con mayores previsiones para el 2016 y el 2017, sino que se mantuvieron relativamente estables en 2,55 por ciento y 2,3 por ciento, respectivamente, que igualmente serían ritmos de expansión relativamente bajos.

Los pronósticos de inflación no cambiaron, pero aún apuntan a que se mantendrían por debajo de la meta de dos por ciento hasta finales del 2017, lo cual significa que no hay preocupaciones sobre presiones inflacionarias en los próximos dos años.

Por otro lado, la proyección promedio de tasa de desempleo para finales de este año aumentó levemente de 5,1 por ciento a 5,3 por ciento, mientras que la tasa de desempleo estimada de largo plazo se mantuvo en 5,1 por ciento, lo que significa que la Reserva Federal está admitiendo que los niveles de subutilización laboral a finales del 2015 podrían ser más altos de lo que se esperaba.

Finalmente, el nivel de tasa de interés de referencia estimado a finales de los próximos años volvió a caer, lo cual corrobora nuestra expectativa de que el primer aumento podría ser un poco más tarde de lo esperado y que el proceso de normalización de tasas tomará más tiempo de lo que se creía.

La tasa esperada (la mediana de las estimaciones) para el cierre del 2016 bajó de 1,875 % a 1,625 %, y para el cierre del 2017 bajó de 3,125 % a 2,875 %.

La mediana para el cierre del 2015 no cambió (se mantuvo en 0,625 %) y aún hay 15 de 17 miembros del Comité que esperan que las tasas comiencen a subir este año.

Sin embargo, esta vez hubo 7 miembros que consideran que habrá máximo un aumento en el 2015 (en cuyo caso, debería ocurrir en diciembre, y no en septiembre); mientras que en marzo solamente 3 miembros pensaban de esta forma.

Andrés Pardo Amézquita

Director Ejecutivo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado