Consultorio/El diablo está en los detalles

El mensaje de la Fed no ha cambiado recientemente y apunta a que su tasa de interés se mantendrá en 0 por ciento por un tiempo prolongado; por eso, esperamos que el primer aumento ocurra en el último trimestre del 2015.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
julio 31 de 2014
2014-07-31 02:54 a.m.

Aunque la Reserva Federal (a la cual nos referiremos como la Fed) ha afinado su estrategia de comunicación para que haya más claridad sobre el curso futuro de la política monetaria en EE. UU., muchos aún confunden sus mensajes. La Fed escoge cuidadosamente cada palabra y por eso hay que leer con detalle.

El mensaje de la Fed no ha cambiado recientemente y apunta a que su tasa de interés se mantendrá en 0 por ciento por un tiempo prolongado; por eso, esperamos que el primer aumento ocurra en el último trimestre del 2015. En esta columna respondemos algunas preguntas frecuentes sobre el lenguaje de la Fed.

La Fed dice que el mercado laboral continúa progresando hacia su objetivo de pleno empleo, ¿esto significa que falta poco para alcanzar esa meta?

El mercado laboral ha mejorado notablemente: la tasa de desempleo en 6,1 por ciento ha caído 4 puntos desde el máximo de la recesión. Sin embargo, la Fed quiere ver mucho más que eso. Primero dice que el ritmo de generación de empleo este año ha sido “algo superior” al observado en el 2013, lo cual significa una mejora ligera; y segundo, que hay un nivel “significativo” de subutilización de la fuerza laboral, expresión que sugiere que aún falta mucho para alcanzar el objetivo de pleno empleo.

La Fed menciona que la contracción económica del primer trimestre fue transitoria por el inusual invierno que azotó al país, ¿esto quiere decir que hay gran optimismo con respecto al crecimiento del resto del año?

Sí hay mejores expectativas de crecimiento a partir del segundo trimestre, pero son tímidas. Cuando la Fed afirma que la debilidad del primer trimestre “principalmente parece” ser el resultado de factores transitorios, está diciendo que no hay certeza de que el invierno haya sido la única explicación y no está descartando otros motivos. También hay cierta desconfianza acerca de la solidez del repunte posterior al invierno, pues dice que “esto aún está por verse”, cuando ya se han publicado muchas cifras del segundo trimestre. Además, hay poco optimismo sobre el desempeño del sector inmobiliario, que es clave para la recuperación. La Fed menciona que el sector ha mostrado “poco progreso recientemente”, que “se ha estancado” en los últimos trimestres y que su evolución este año ha sido “decepcionante”.

¿Pero podría decirse que la Fed es más optimista con el crecimiento económico de los años siguientes?

Sería apresurado hablar de un mayor optimismo más allá de 2014. La Fed anticipa que “la actividad económica continuará expandiéndose a un ritmo moderado” y que la inflación retornará al nivel objetivo de 2 por ciento en “los próximos años”. Al referirse a los “próximos años”, la Fed revela que no espera una aceleración importante en la recuperación económica en el 2015 o el 2016, como mínimo, ni que la inflación converja a la meta antes de finales del 2016. Además, la Fed dice que los actuales riesgos en sus pronósticos están “balanceados”, lo cual sugiere que ve igual de probable que las cifras mejoren o empeoren frente a esas proyecciones. En consecuencia, la probabilidad de que la normalización de tasas de interés se anticipe es igual a la probabilidad de que se postergue.

La Fed aseguró que el programa de inyecciones de liquidez terminará en octubre, ¿esto no podría significar que el primer aumento de la tasa de interés ocurrirá próximamente?

La Fed reiteró que su tasa de interés “posiblemente se mantendrá en su nivel actual” por un “tiempo considerable” luego de que concluyan las inyecciones de liquidez, “especialmente” si la inflación proyectada continúa por debajo de la meta. No hay una definición concreta de “tiempo considerable”, pero claramente es un mínimo de 6 meses, que es lo que vagamente sugirió la presidente de la Fed hace unos meses.

Ese “tiempo considerable” se justifica mientras el ritmo de recuperación económica siga siendo moderado en los próximos años, y gana aún mayor fuerza (note la palabra “especialmente” en el párrafo anterior) si la inflación tardara al menos un par de años en retornar a la meta. Estos son precisamente los escenarios que estima la Fed, según explicamos, así que creemos que el “tiempo considerable” podría referirse a 9 o 12 meses.

La prensa citó a la Fed diciendo que podría anticipar el primer aumento de su tasa de interés si la recuperación del mercado laboral se aceleraba; ¿esto no significa que hay un mayor riesgo de que ese aumento ocurra antes de lo previsto?

No. Esto es lo mismo que lanzar una moneda al aire y decir que “es posible que salga sello”, cuando es igualmente posible que salga cara. La Fed dijo que si el mercado laboral mejora más rápido de lo esperado, aumentos en la tasa de interés podrían anticiparse; pero, “si el desempeño económico decepciona, la senda futura de la tasa de interés sería más baja de lo que se anticipa”. La expresión es simétrica y concluyente: si la economía mejora más rápido de lo esperado, la normalización de la política monetaria comenzará anticipadamente, de lo contrario, la normalización se postergará.

La Fed ya está discutiendo su estrategia para comenzar a aumentar su tasa de interés; ¿esto no significa que la normalización podría ocurrir pronto?

No necesariamente. La Fed ha aclarado explícitamente que esa discusión corresponde a una “planeación prudente” y que “no implica ningún cambio inminente en la postura de política monetaria”. La Fed se está preparando para que el día que deba elevar su tasa de interés, ya sepa qué instrumentos empleará, y no ha cambiado su intención de mantenerla en 0% por un tiempo prolongado.

Andrés Pardo Amézquita
Gerente de Investigaciones Económicas de Corficolombiana

 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado