Consultorio/Economía crecerá 5 % en el 2014

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 13 de 2013
2013-12-13 02:53 a.m.

Este año continuó el proceso de desaceleración económica mundial que comenzó en el 2012, pero esta vez fueron los países emergentes los que acentuaron el debilitamiento, afectados por la caída en los precios de las materias primas y por la turbulencia de los mercados asociada a la eventual reducción del estímulo monetario en EE. UU. Aún así, el desempeño de las economías avanzadas siguió siendo mediocre.

De esta forma, los principales bancos centrales del mundo adoptaron medidas de política monetaria más laxas y dejaron claro que el fin de la amplia liquidez global es aún lejano. De esta forma, creemos que son infundadas las preocupaciones de un retiro prematuro del estímulo monetario en el mundo avanzado. Para el 2014 esperamos un repunte en el crecimiento global, principalmente impulsado por los países desarrollados, mientras que los emergentes se recuperarán más lentamente. EE. UU. registrará un crecimiento económico moderado, pero notablemente superior al del 2013, principalmente porque la magnitud de la contracción fiscal será mucho menor que la de este año.

El consumo privado, principal motor de esa economía, se acelerará modestamente ante la débil recuperación del mercado laboral, lo cual impedirá un repunte significativo en la inflación. Bajo estas condiciones, el Banco de la Reserva Federal comenzará a desmontar su programa de inyecciones mensuales de liquidez, pero fortalecerá su compromiso de mantener una política monetaria extraordinariamente laxa por más tiempo.

En Europa, el crecimiento finalmente será positivo, pero escasamente llegará a 1 %, por lo cual creemos que el Banco Central adoptará medidas adicionales de estímulo monetario en el 2014. El cambio de signo en el crecimiento económico está sustentado en condiciones financieras más favorables, indicadores de actividad económica que finalmente son positivos y menor contracción fiscal con respecto al 2013.

El crecimiento de los países emergentes mostró señales de estabilización en los últimos meses del 2013. La mayoría de ellos inició ciclos expansivos en su política monetaria en el 2012, pero el efecto se vio opacado por la turbulencia financiera que causó el plan de desmonte del estímulo monetario en EE.UU. Sin embargo, gran parte de estos efectos ha sido asimilados, por lo cual creemos que el proceso de reactivación está en camino, aunque será menos notable que el de los países avanzados.

En Colombia somos relativamente optimistas con respecto a la recuperación económica que comenzó a mediados del año. Los efectos de la política monetaria contracíclica comenzaron a sentirse plenamente en el segundo trimestre, según lo refleja el repunte de los componentes del PIB que son más sensibles a las tasas de interés (consumo de bienes durables e inversión fija privada). Esperamos que el Banco de la República mantenga su actual baja tasa de interés en 3,25 % hasta abril del 2014, para luego comenzar a ajustarla gradualmente hasta 4,75 % al cierre del año. Bajo este contexto, esperamos que el estímulo monetario siga apoyando la recuperación de la demanda privada en el 2014.

Todos los indicadores del consumo privado se han fortalecido en los últimos meses y creemos que este rubro seguirá liderando el crecimiento en los próximos trimestres, favorecido por las mejores condiciones del mercado laboral, el repunte en la confianza y la permanencia de bajas tasas de interés durante buena parte del 2014.

La inversión fija privada también se verá favorecida por las bajas tasas de interés y por las medidas de estímulo fiscal que están impulsando la construcción de edificaciones (altos subsidios para adquisición y construcción de vivienda). Estas medidas comenzaron a sentirse con mayor fuerza en el segundo semestre del 2013 y el efecto se prolongará durante la mayor parte del 2014. También esperamos que el positivo desempeño de la construcción impulse una recuperación moderada del sector manufacturero.

La inversión pública mejoró su desempeño en el 2013, gracias a un ciclo político favorable y a una baja base estadística de comparación en el 2012, pues en ese año confluyeron problemas administrativos que frenaron su dinámica. En el 2014, este rubro se verá favorecido por una mayor ejecución de recursos del sistema de regalías y por mayores desembolsos para la inversión en infraestructura.

Finalmente, esperamos algún repunte en las exportaciones netas debido al mayor dinamismo de la economía mundial y por la normalización en la producción de carbón, la cual sufrió serios choques de oferta en el 2013.

De esta forma, estimamos que el PIB crecerá 5% en el 2014, superando el 4,2 % que pronosticamos para el 2013.

Ante la mejor dinámica de crecimiento, esperamos que la inflación se recupere desde los inusuales bajos niveles observados en el 2013 y que cierre el año en 3 %, alrededor de la meta de largo plazo del Banco de la República. En particular, esperamos un repunte considerable a comienzos del 2014, en la medida que se disipen los fuertes choques de oferta de finales del 2012 y del 2013, y los choques regulatorios de comienzos del 2013 (especialmente el efecto desinflacionario de una sola vez de la reforma tributaria). Sin embargo, creemos que la inflación se mantendrá cómodamente en la mitad del rango meta (2 % a 4%), pues esperamos que la brecha del producto sea negativa durante la primera mitad del año y que el Emisor mantenga controladas las expectativas de inflación con el inicio del ciclo de ajustes al alza en su tasa de interés.

Finalmente, creemos que los flujos de inversión extranjera directa seguirán siendo elevados, y se mantendrán como un soporte importante para el peso colombiano en un contexto de permanencia de la abundante liquidez a nivel internacional, de aumentos en la tasa de interés local y de menor margen de maniobra que tendrá el Emisor para comprar reservas internacionales. No esperamos una dinámica de devaluación permanente en el 2014, pero sí anticipamos episodios transitorios de volatilidad significativa relacionados con anuncios del desmonte del programa de estímulo monetario en EE. UU. y con el periodo electoral local entre marzo y junio del próximo año. Estos eventos podrían empujar el dólar a niveles cercanos a 2.000 pesos, pero creemos que serán transitorios. Esperamos que el dólar se ubique en un promedio de 1.915 pesos en el 2014.

Andrés Pardo Amézquita, gerente de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado