Consultorio/Llegando al potencial

La información disponible para el primer trimestre del 2014 indica que la economía local habría estado impulsada nuevamente por la demanda interna. La expectativa de Corficolombiana es que la tasa de intervención finalizará el 2014 en 4,75 por ciento, muy cerca de su nivel neutral.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
junio 19 de 2014
2014-06-19 12:31 a.m.

En la antesala de la publicación del dato, ratificamos nuestro pronóstico de crecimiento del PIB para ese periodo en 5,3 por ciento anual (en adelante, siempre se hace referencia a variaciones anuales).

Estimamos que la brecha negativa del producto se habría cerrado en el primero o en el segundo trimestre del año, cuando la economía completaría tres o cuatro trimestres consecutivos creciendo por encima de 4,8 por ciento, frente a un potencial que creemos que está alrededor de 4,5 por ciento.

Dado que la brecha de inflación también está prácticamente cerrada (la inflación ascendió a 2,93 por ciento en mayo y estimamos que llegue a 3,0 por ciento en junio, frente a la meta de 3 por ciento), creemos que el ciclo de normalización monetaria continuará en los próximos meses.

Ratificamos nuestra expectativa de que la tasa de intervención finalizará el 2014 en 4,75 por ciento, muy cerca de su nivel neutral.

SE FORTALECE EL CONSUMO APALANCADO

La mayoría de indicadores de alta frecuencia relacionados con el gasto de los hogares, tales como ventas minoristas, importaciones de bienes de consumo, mercado laboral (descenso del desempleo y mayor empleo formal), entre otros, sugieren que se habría mantenido el buen desempeño del consumo privado.

Estimamos que ese rubro del PIB habría acelerado su crecimiento a 5,1 por ciento en el primer trimestre del 2014, desde 4,9 por ciento el trimestre previo, y aumentado en 0,1 puntos porcentuales) su contribución al crecimiento del PIB respecto a la del cuarto trimestre del 2013.

El gasto en bienes durables, que suele realizarse por medio de endeudamiento, habría sido el de mejor desempeño.

Por un lado, el crecimiento del Índice de Comercio al Por Menor (ICPM) se aceleró a 7,2 por ciento, desde el 5,3 por ciento del cuarto trimestre del 2013, impulsado por incrementos de 18,6 por ciento en las ventas de vehículos y motocicletas, y de 11,2 por ciento en las ventas de muebles y electrodomésticos para el hogar, frente a los aumentos de 3,1 por ciento y 5,1 por ciento del trimestre previo, respectivamente.

Del mismo modo, las importaciones reales de bienes de consumo aceleraron su crecimiento a 6,7 por ciento en el primer trimestre del 2014, desde 4,8 por ciento en el cuarto del 2013, debido a que el subcomponente de bienes duraderos creció 9,1 por ciento (frente a 6,7 por ciento en el último trimestre del 2013) y el de bienes de consumo no duradero aumentó 4,1 por ciento (2,9 por ciento en el trimestre previo).

El mejor desempeño de las importaciones de bienes consumo se dio a pesar de la devaluación anual de 11,9 por ciento que registró la tasa de cambio promedio durante el primer trimestre del año.

PROTAGONISMO DE LA INVERSIÓN

La inversión fija (formación bruta de capital fijo) habría sido el principal motor de aceleración del crecimiento económico en el primer trimestre del año.

Estimamos que los subcomponentes de mejor desempeño fueron el de construcción de obras civiles y el de maquinaria y equipo, con crecimientos de 25,4 por ciento y 7,9 por ciento, superiores a los aumentos de 20,4 por ciento y 4,6 por ciento del trimestre previo, respectivamente.

Así lo sugieren el crecimiento de 15,4 por ciento en las importaciones reales de bienes de capital para la industria, frente al 12,2 por ciento del cuarto trimestre del 2013 (lo que reflejaría el repunte del sector industrial desde mediados del 2013), y el crecimiento de 25,4 por ciento que registraron los pagos para obras civiles (criterio que usa el DANE para medir el PIB y la inversión en ese subsector).

Más del 50 por ciento del aumento en obras civiles fue explicado por la dinámica de la infraestructura vial, y otro 17 por ciento por las obras de acueducto, alcantarillado y obras portuarias, que estarían reflejando la política social que viene realizando el Gobierno en varias regiones del país desde el 2013.

Entre tanto, la inversión en construcción de edificaciones habría repuntado levemente, al pasar de caer 2 por ciento en el último trimestre del 2013 a crecer 1,5 por ciento en el primero del 2014.

Esta estimación está basada en el aumento del 5,9 por ciento que registró el área causada (insumo principal para el cálculo del PIB edificador) en ese periodo, frente al 12 por ciento del cuarto trimestre del 2013, y en el repunte reciente de los despachos de cemento y la producción de concreto para la construcción de edificaciones.

En contraste, la inversión en equipo de transporte se habría contraído 17,7 por ciento en el primer trimestre, frente al aumento de 11,8 por ciento del trimestre previo, teniendo en cuenta que las importaciones reales de ese tipo de bienes disminuyeron 21 por ciento en el primer trimestre del 2014, frente al aumento de 3,5 por ciento en el cuarto del 2013.

Lo anterior estaría reflejando la menor dinámica del sector petrolero, una fuente importante de demanda de equipo de transporte. Bajo este contexto, la inversión fija aumentaría en 1 punto porcentual su contribución al crecimiento económico.

BALANZA COMERCIAL Y PRINCIPALES SECTORES

La balanza comercial se habría deteriorado, como resultado de la menor dinámica de las exportaciones y del fortalecimiento de las importaciones.

En particular, estimamos que las exportaciones habrían crecido 4,3 por ciento en el primer trimestre del 2014, frente al incremento de 7,9 por ciento del cuarto del 2013, mientras que las importaciones habrían acelerado su crecimiento a 5,2 por ciento, desde 4,5 por ciento en el último trimestre del 2013, por lo cual la balanza comercial habría reducido en 0,8 puntos porcentuales su contribución al crecimiento del PIB entre el cuarto trimestre del 2013 y el primero de 2014.

Por sectores, la construcción habría sido el de mejor desempeño, con un crecimiento de 16,9 por ciento (frente a 8,2 por ciento en el último trimestre del 2013), mientras que el minero-energético habría crecido 7,5 por ciento (7,7 por ciento en el cuarto trimestre del 2013), debido a la reducción de 1 por ciento en la producción petrolera y al incremento de 33,4 por ciento en la producción carbonífera.

La industria habría repuntado con un crecimiento de 3,7 por ciento en el primer trimestre (caída de 0,1 por ciento el trimestre previo), mientras que el sector agrícola habría crecido 4,5 por ciento (5,2 por ciento el trimestre previo), reflejando la menor expansión de la producción cafetera.

Andrés Pardo Amézquita
Gerente de Investigaciones Económicas de Corficolombiana

Julio César Romero
Analista macroeconómico de Corficolombiana

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado