Consultorio / Lluvia de euros

En términos comparativos, la liquidez que inyectará el BCE será mayor a la que está otorgando la FED este año, lo que confirma el aumento en la liquidez global proveniente de los principales bancos centrales durante 2014, y el aumento en las presiones de revaluación sobre el peso.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
junio 12 de 2014
2014-06-12 05:04 a.m.

Según habíamos anticipado desde el 2013, la semana pasada el Banco Central Europeo anunció un paquete de medidas adicionales de estímulo monetario. La decisión fue unánime y responde al alto riesgo de deflación.

El detonante fue la disminución en las estimaciones de inflación para los próximos 3 años, todas ubicándose por debajo de la meta de 2 %.

En términos comparativos, la liquidez adicional que inyectará el Banco Central Europeo será mayor a la que está otorgando la Reserva Federal este año y un poco menor a la del Banco Central de Japón, lo que confirma nuestra expectativa de AUMENTO en las condiciones de liquidez global proveniente de los principales bancos centrales durante 2014, y el aumento en las presiones de revaluación sobre el peso colombiano en el corto plazo.

EMPEORAN LAS PERSPECTIVAS ECONÓMICAS

La inflación en la zona euro ha descendido a niveles mínimos históricos y se estaba acercando peligrosamente a terreno negativo.

La economía y el mercado laboral continúan operando muy por debajo de su potencial y todo apunta a que la dinámica de recuperación en los próximos años será lenta.

La revaluación del euro se sumaba a estas presiones a la baja sobre la inflación, y recientemente el Banco Central Europeo había manifestado su preocupación frente al tema.

En su reunión de mayo, el Banco Central Europeo había indicado que las decisiones de política monetaria dependerían en gran medida de la revisión de las proyecciones económicas del equipo técnico del Eurosistema, el cual redujo su pronóstico de inflación para este año y para 2015 y 2016 (por debajo de la meta de 2 %).

Estas estimaciones sugieren una débil dinámica de la demanda en los próximos años. En efecto, el equipo técnico del Eurosistema espera que la economía pase de crecer 1 % este año a tan sólo 1,8 % en el 2016, lo que confirma que el cierre de la brecha del producto será lento, generando continuos riesgos a la baja sobre la inflación.

MÁS ESTÍMULO MONETARIO

Primero, la tasa de interés de referencia pasó de 0,25% a 0,15 %, su nivel mínimo histórico, mientras que la tasa de depósitos pasó de 0 % a -0,1 %.

Esta última medida es una novedad, pues es la primera vez que uno de los principales bancos centrales del mundo sitúa una de sus tasas de política en terreno negativo.

En efecto, se busca que los bancos no lleven sus excedentes de liquidez al Banco Central, pues ahora se cobrará por ellos, sino que se destinen a préstamos hacia el sector productivo.

No esperamos que estas medidas tengan un impacto significativo en los mercados, pero en conjunto con las otras medidas de liquidez, deberían contribuir a mantener las tasas del mercado monetario cercanas a cero y a reducir su volatilidad.

Segundo, se anunció un aumento de la liquidez a través del otorgamiento de líneas de crédito de largo plazo para los bancos, a una tasa de interés baja y cuyos recursos deben destinarse exclusivamente a préstamos para el sector privado no financiero, pero excluyendo créditos hipotecarios.

Las primeras asignaciones se realizarán en septiembre y diciembre de este año, pero entre marzo de 2015 y junio de 2016 se otorgarán créditos adicionales.

El Banco Central Europeo estima que el aumento de la liquidez a través de este mecanismo podría ascender hasta 400 mil millones de euros (550 mil millones de dólares).

Este monto es comparable con los 450 mil millones y los 850 mil millones de dólares que están inyectando la Fed en EE. UU. y el Banco Central de Japón en todo el 2014, respectivamente.

Esta medida de préstamos dirigidos tiene el objetivo de asegurar la transmisión de la política monetaria a la economía real, especialmente teniendo en cuenta la preocupación que había manifestado el Banco Central Europeo por la dinámica del crédito bancario al sector privado, el cual alcanzó tasas de crecimiento negativas en agosto del 2012 y que se han acentuado desde entonces.

En nuestra opinión, los créditos podrían contribuir a apoyar la recuperación en las economías de la región que han estado bajo mayor presión, pero su efectividad no está garantizada.

De hecho, el propio presidente del Banco Central Europeo mencionó que no existía seguridad de que hubiera un adecuado funcionamiento de los mecanismos de transmisión monetaria y que podrían necesitarse requisitos adicionales. Por esta razón, creemos que el Banco Central Europeo tendrá que anunciar medidas adicionales de liquidez en la segunda mitad de este año.

Tercero, se anunció la suspensión de la esterilización de los recursos del programa de compra de bonos soberanos que comenzó en el 2010. Esta medida equivale a una versión reducida de expansión cuantitativa, y servirá de puente a los créditos, pues el primero de ellos solamente se ofrecerá en septiembre de este año.

Cuarto, se anunció que ya se encuentran en los trabajos preparatorios para la compra de títulos respaldados por activos, donde sólo se considerará la compra de activos "simples, reales y transparentes".

Este anuncio es el preludio a un programa de inyecciones de liquidez a través de la compra de activos, similar al de Reserva Federal o al del Banco de Japón. En consecuencia, seguimos creyendo que un gran programa de expansión cuantitativa podría estar por venir a finales de este año o comienzos del próximo.

Andrés Pardo Amézquita

Gerente de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Carmen Salcedo Saldaña

Subdirectora de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado