Consultorio/Precios del petróleo en 2015

Hay espacio para la reversión de los precios de los hidrocarburos el próximo año hacia niveles alrededor de US$80 por barril para las referencias WTI y Brent. La OPEP dijo que el aumento de la demanda será compensada por el aumento en la oferta de países no miembros de la Organización.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 10 de 2014
2014-12-10 02:49 a.m.

 

En los últimos meses los precios del petróleo registraron un retroceso significativo, llegando a niveles mínimos de 4 años en el caso del WTI y de 5 años en el caso del Brent. Esta dinámica se precipitó por un deterioro en las perspectivas de crecimiento económico global, aumentos en la expectativa de producción, disminución de riesgos geopolíticos, y una alta acumulación de inventarios.

Aunque la decisión de la OPEP de mantener la producción inalterada en 30 millones de barriles diarios tomó sorpresivamente al mercado y creemos que es un factor generador de volatilidades que limitará una recuperación de los precios del petróleo hasta finalizar el año, si creemos que los bajos niveles actuales de los precios están incorporando un pesimismo excesivo sobre la evolución de la actividad económica global y no son consistentes con los riesgos geopolíticos actuales, aunque sí creemos que una parte del desplome se justifica por factores de oferta y de demanda que se venían acumulando de tiempo atrás. Vemos espacio de reversión de los precios en 2015 hacia niveles alrededor de 80 dólares por barril para las referencias WTI y Brent.

Algunos de los factores que han repercutido en la caída de los precios del petróleo en el semestre son:

Primero, desde 2011 la producción de petróleo en Libia ha sufrido varios altibajos asociados al conflicto interno y a una serie de huelgas en su principal campo petrolero, y solo hasta la segunda mitad de este año se comenzó a observar una recuperación sostenida. El problema es que Arabia Saudita, principal productor de la OPEP y del mundo, no ha compensado ese incremento con recortes de producción, lo cual ha generado presiones bajistas sobre los precios del crudo en los últimos meses.

Sin embargo, de acuerdo con la IEA, en lo corrido del año, el consumo se ha incrementado en 2 millones de barriles diarios, frente a un aumento de 1,7 millones en la producción, a pesar de los altos precios que se observaron en la primera mitad del año. Este comportamiento nos hace ser optimistas con respecto a un mejor ritmo de consumo el próximo año en respuesta a unos menores precios, y a alguna recuperación frente a los niveles bajos observados actualmente.

Segundo, EE. UU. sigue registrando un descenso continuo en sus importaciones de petróleo y un aumento sostenido en la producción local. El lento ritmo de recuperación de la actividad económica en ese país y las mejoras en la eficiencia del uso de la energía han contribuido a la moderación en el consumo de petróleo. La producción de petróleo en EE. UU. se ha incrementado sostenidamente desde 2007 y ha alcanzado niveles no vistos desde finales de los 80s. Sin embargo, esta dinámica ha sido una constante desde hace más de 6 años. Difícilmente se puede argumentar que esta es la causante puntual de los menores precios del petróleo desde julio. En nuestra opinión, los precios de mercado se habían demorado en capturar esta continua presión bajista, la cual justifica las menores cotizaciones, pero no de manera abrupta como ha sido el caso en estos últimos meses.

Tercero, hemos explicado que el deterioro reciente de las expectativas de actividad económica global ha sido exagerado. El PMI Global aún se ubica en uno de los niveles más altos de los últimos tres años, reflejando una expansión económica mayor a la observada en cualquier momento desde 2011 y muy distante a la de una recesión. Los precios de los metales industriales se han sostenido relativamente bien y su caída ha sido moderada, en contraste con el desplome de los precios del petróleo y de los bienes agrícolas, entre otros. Finalmente, aunque el FMI redujo sus pronósticos de crecimiento para 2014 y 2015, las revisiones fueron mínimas y aún se espera una mejor dinámica el próximo año con respecto a este.

Cuarto, los niveles de inventarios en los países de la OCDE han aumentado en lo corrido del año, lo que disminuye las presiones alcistas que ejercieron sobre los precios del petróleo en el primer semestre del año. Sin embargo, estos niveles aún se ubicaban por debajo del promedio de los últimos 5 años, lo que significa que no hay excesos de oferta inusuales en el mercado y que la fuerte caída en los precios está más asociada a expectativas de excesos de oferta futuros, y no a la situación presente del sector petrolero.

Quinto, la disminución en los temores asociados a los conflictos geopolíticos en el Medio Oriente y Europa del Este también se ha reflejado en una disminución de las presiones alcistas sobre los precios del petróleo. Sin embargo, estas tensiones están lejos de ser resueltas y creemos que se podrían presentar nuevas presiones alcistas temporales en los próximos trimestres.

Sexto, hay teorías de conspiración del mercado energético que apuntan a que la razón detrás de que Arabia Saudita no haya reducido su producción a pesar del regreso de Libia al mercado, es la intención de mantener los precios bajos, apretando así el margen de rentabilidad de EE. UU. y manteniendo la dependencia energética de ese país a fuentes externas. Sin embargo, los precios del petróleo ya tocaron el punto de inflexión que hacen sostenibles las finanzas públicas de Arabia Saudita, lo que sugiere un alto incentivo para que se anuncien recortes de producción en el corto plazo.

Finalmente, la OPEP señaló que el aumento de la demanda en 2015 será compensada por el aumento en la oferta de los países no miembros de la Organización. Dijo estar vigilante a los posibles riesgos que los bajos precios del petróleo pudieran generar sobre la economía global, y confirmaron su disposición para responder a acontecimientos que pudieran afectar el equilibrio del mercado de petróleo.

Carmen Salcedo Saldaña

Subdirectora, Analista de Economía Internacional


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado