Consultorio/ Realismo mágico

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
octubre 17 de 2013
2013-10-17 12:54 a.m.

En principio, a partir de este 17 de octubre, el Gobierno de EE. UU. no podría emitir deuda pública más allá del límite impuesto por el Congreso. Si no se aprueba un aumento a ese límite, se corre el riesgo de que EE. UU. no pueda pagar sus deudas, lo cual desataría la peor crisis económica y financiera global en la historia reciente. Sin embargo, la capacidad de pago del Gobierno no se agotará totalmente hoy, pues aún contará con disponibilidad de caja para atender sus obligaciones hasta finales del mes. Incluso, a partir de este día el Gobierno tiene unas alternativas para evitar un cese de pagos; algunas de ellas son económicamente dolorosas y otras hasta caricaturescas. En consecuencia, la probabilidad de un cese de pagos por parte de EE. UU. es prácticamente nula.

EL EFECTIVO ALCANZA HASTA FIN DE MES

Según las estimaciones del Departamento del Tesoro de EE. UU., el saldo de la deuda del Gobierno de ese país llegará a su límite este 17 de octubre, así que no podrá emitir nueva deuda para cubrir el déficit fiscal a partir de esa fecha. Sin embargo, la disponibilidad de caja NO se agota ese día. El Tesoro dispondrá de una reserva de 30 mil millones de dólares en efectivo ese día, que alcanzará para que el Gobierno siga honrando sus obligaciones hasta el 31 de octubre (incluyendo los ingresos y egresos diarios de caja); pues al día siguiente hay un gran pago de 60 mil millones de dólares que ya será imposible de liquidar con la caja disponible en ese momento.

INVOCAR LA ENMIENDA #14

Varios expertos en derecho constitucional han propuesto que el presidente Obama invoque la Enmienda #14 de la Constitución Política de EE. UU. El texto dice que “la validez de la deuda pública no será cuestionada”, lo que implicaría que un cese de pagos en la deuda pública sería inconstitucional, según los proponentes de esta alternativa.

Adicionalmente, argumentan que cumplir la ley estatutaria, que establece el límite de endeudamiento bajo estas circunstancias, sería contrario a las obligaciones constitucionales del Presidente. Dado que un cese de pagos desataría una crisis económica sin precedentes, y que la Constitución dice que el Ejecutivo “debe velar porque las leyes sean ejecutadas fielmente”, entonces la obligación del Presidente sería ‘ignorar’ el techo de endeudamiento con el fin de evitar dicha crisis. Entre las dos alternativas de invocar la Enmienda #14 o cumplir con el techo de endeudamiento, ignorar la segunda sería la decisión ‘menos inconstitucional’ por parte del Presidente.

LA MONEDA DE 1 BILLÓN DE DÓLARES

La ley autoriza al Departamento del Tesoro para acuñar monedas de platino con valor monetario. El objetivo de la ley es permitir la emisión de monedas conmemorativas, pero no se establece un límite en el valor de ellas.

Por caricaturesco que suene, varios expertos legales explican que el Tesoro podría acuñar una moneda de 1 billón de dólares, depositarla en el Banco de la Reserva Federal, y hacer retiros en efectivo para cumplir con sus obligaciones diarias. Todo este procedimiento sería legal ya que no ‘ignora’ el límite de endeudamiento. Sin embargo, es evidente que se estaría aprovechando de un vacío legal, y se corre el riesgo de un deterioro en la confianza frente al dólar y frente a la capacidad del Gobierno para honrar sus obligaciones en el mediano y largo plazo.

EMISIÓN DE BONOS CON INTERESES ALTOS

Según la ley, el límite de endeudamiento se calcula con el valor facial de los bonos de deuda emitidos. El valor facial es lo que se le pagará al acreedor al momento del vencimiento y no necesariamente es igual al que recauda el deudor en el momento del desembolso del préstamo. Al tocar el límite, el Gobierno puede seguir emitiendo bonos, pero solamente para pagar la deuda que se vence (al pagar deuda antigua con nueva, el saldo total no cambia), y no para cubrir el déficit fiscal (ingresos menores que los gastos).

Sin embargo, el Gobierno podría emitir bonos con valores faciales iguales a los vencimientos de deuda, pero recibir un desembolso mayor al valor facial. De esta forma, no sobrepasaría el límite de endeudamiento y tendría efectivo adicional para cubrir el déficit fiscal. Por ejemplo, supongamos que el Gobierno quiere emitir un bono con valor facial de 100 dólares, pero recibir un desembolso mayor, digamos que 150 dólares. ¿Cómo se logra esto?

Consideremos la actual tasa de interés de un Bono del Tesoro a 10 años, que es 2,7 %. El Gobierno podría recaudar los mismos 100 dólares si promete pagar un interés igual a 2,7% del valor facial; pero si quisiera recaudar 150 dólares, tendría que prometer pagar un interés mayor que la tasa vigente de 2,7% (en este caso, la tasa sería 8,5 % del valor facial). Un inversionista estaría dispuesto a prestar 150 dólares, a pesar de que se le pagarán 100 dólares al vencimiento, solamente si se le paga una tasa de interés muy alta que compense por el menor pago al vencimiento.

Esta medida es legal, no es tan caricaturesca como la de la moneda del billón de dólares, ni requiere una acción ‘menos constitucional que otra’, como es el caso de la alternativa de la Enmienda #14.

LA MEDIDA ECONÓMICAMENTE DOLOROSA

Si el Gobierno decidiera no acudir a ninguna de estas tres alternativas, otra opción sería eliminar el déficit fiscal por completo. Según explicamos previamente, el Gobierno podrá seguir emitiendo deuda para pagar aquella que se vence, pero no para cubrir el déficit fiscal. Sin déficit fiscal (solamente gastar lo que ingresa) no habría necesidad de sobrepasar el límite de deuda. El problema es que el déficit fiscal equivale al 4 % del PIB y eliminarlo implica una contracción fiscal de esa magnitud, lo que empujará la economía de EE. UU., y posiblemente la del mundo entero, hacia una fuerte recesión.

Por estas razones creemos que es prácticamente nula la probabilidad de que EE. UU. incumpla sus pagos de deuda.

Andrés Pardo Amézquita, gerente de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado