Consultorio/Con secuelas

La Inversión Extranjera Directa se mantendrá en niveles elevados en los próximos trimestres, sobrefinanciando el déficit en cuenta corriente y disminuyendo sustancialmente las recientes presiones devaluacionistas sobre el peso colombiano.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
octubre 09 de 2013
2013-10-09 11:15 p.m.

El déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos se redujo en el segundo trimestre del año, el nivel más bajo desde el primer trimestre del 2012. Este comportamiento se explica principalmente por: la relativa normalización de las exportaciones de carbón y el repunte de las ventas al exterior del sector industrial.

Por su parte, la cuenta de capital también se redujo en el segundo trimestre, pero por un fuerte aumento en los flujos de inversión directa de colombianos en el exterior. De hecho, la Inversión Extranjera Directa (IED) hacia Colombia registró su mayor valor trimestral histórico y continúa financiando más que proporcionalmente el déficit en cuenta corriente.

En el segundo trimestre, el déficit en cuenta corriente cayó a 2,7 mil millones de dólares (2,9 % del PIB), mejorando frente a los 3,2 mil millones de dólares del primer trimestre (3,3 % del PIB). Este comportamiento se explicó por un crecimiento trimestral de 6,6 % en las exportaciones, el más alto desde el segundo semestre del 2011 y resultado de un fuerte aumento en las ventas de carbón y de bienes no tradicionales excluyendo minería (entre los que se encuentran los industriales).

Las ventas de carbón pasaron de 1,2 mil millones de dólares en el primer trimestre del año a 1,8 mil millones en el segundo. Este repunte se debe a una normalización parcial de las ventas del mineral, ya que en los primeros tres meses del 2013 se habían afectado por las huelgas en Cerrejón, las sanciones de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales a la Drummond, y el cierre nocturno del tren de Fenoco. Las ventas de carbón en el primer trimestre estuvieron claramente por debajo del promedio de las exportaciones de los últimos dos años (2 mil millones de dólares). Una situación similar se presentó en el tercer trimestre del año pasado, cuando las huelgas en el Cesar llevaron a que se exportara apenas 1,6 mil millones de dólares.

Por su parte, las ventas de bienes no tradicionales excluyendo minerales (esmeraldas y oro) registraron un repunte importante, al pasar de 3,4 mil millones de dólares en los primeros tres meses del año a 4 mil millones en el segundo trimestre. En particular, se destacan las mayores ventas de bienes industriales, que aumentaron de 2,6 mil millones a 3 mil millones en ese mismo lapso. Este comportamiento refleja el cambio de tendencia que comenzó a mostrar la industria a partir del segundo trimestre, según lo evidencia el crecimiento positivo del PIB del sector durante este periodo, luego de tres trimestres consecutivos de contracciones.

En el tercer trimestre, el déficit de la cuenta corriente podría haberse deteriorado frente al trimestre anterior, como consecuencia de las nuevas huelgas que comenzaron en julio. Sin embargo, dicho deterioro podría ser compensado parcialmente por los mayores precios internacionales del petróleo a partir de julio, la continuación del repunte moderado de la industria, y la devaluación del peso. De esta forma, es evidente que el deterioro de la cuenta corriente en el primer semestre de 2013 ha sido principalmente impulsado por factores no estructurales que se deberían corregir en 2014, en la medida que esperamos una normalización en las exportaciones de carbón y una gradual recuperación de las exportaciones de bienes no tradicionales (incluyendo los industriales). Por esta razón, creemos que el déficit en cuenta corriente podría revertirse ligeramente en los próximos trimestres o estabilizarse alrededor de 3,2 % del PIB a lo largo del 2014 (una normalización en las exportaciones de carbón se compensaría con un repunte de las importaciones, en la medida que la demanda interna continúe recuperándose).

La cuenta de capital alcanzó 4,5 mil millones de dólares en el segundo trimestre, aunque descendió con respecto a los 5,3 mil millones de los primeros tres meses del año, y se ubicó en el nivel trimestral más bajo desde el primer trimestre del año pasado. No obstante, la reducción se explica por un fuerte aumento en la inversión directa de colombianos en el exterior, que pasó de 0,4 mil millones de dólares en el primer trimestre del 2013 a 1,1 mil millones en el segundo trimestre, la más alta desde el cuarto trimestre del 2011.

La principal fuente de ingresos de la cuenta de capital continuó siendo la IED, que ascendió a 4,6 mil millones de dólares en el segundo trimestre del año (4,9 % del PIB), el registro trimestral más alto histórico. Según datos de la balanza cambiaria, la IED se ha acelerado a lo largo del tercer trimestre frente al mismo periodo del año pasado. En lo corrido del año hasta la tercera semana de septiembre, los flujos de IED hacia Colombia registraban un descenso de 1,3% con respecto al mismo periodo del 2012, mientras que al cierre del primer semestre la caída acumulada era de 6,2 % anual.

Esta dinámica se ha dado a pesar de la turbulencia financiera que comenzó a finales de mayo, cuando la Reserva Federal en EE. UU. propuso un plan para desmontar su programa de compra de activos, lo que demuestra que los flujos de IED hacia Colombia han sido altamente resistentes a los fuertes aumentos en las tasas de interés internacionales. Por lo anterior, y teniendo en cuenta la evidente recuperación de la economía colombiana, creemos que la IED se mantendrá en niveles elevados en los próximos trimestres, sobrefinanciando el déficit en cuenta corriente y disminuyendo sustancialmente las recientes presiones devaluacionistas sobre el peso colombiano.

Para todo el 2013, pronosticamos un déficit en cuenta corriente de 3,4 % del PIB y un flujo de IED hacia Colombia de 4,2 % del PIB. Mantenemos nuestros pronósticos de 1.850 pesos por dólar al cierre de este año y de un promedio de 1.915 pesos por dólar en el 2014 (con cierre de año en 1.875 pesos por dólar).

Luis Omar Herrera Prada

Analista Cambiario de Corficolombiana

Andrés Pardo Amézquita

Gerente de Investigaciones Económicas de Corficolombiana

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado