Contratos Plan, la vía para la construcción del nuevo país

El Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 “Todos por un Nuevo país” fortalece la inversión regional como estrategia para la paz, la equidad y la educación con el fin de cerrar las brechas sociales.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
enero 27 de 2015
2015-01-27 02:21 a.m.

Al finalizar 2014, los analistas nacionales y extranjeros calificaron el desempeño económico de Colombia como uno de los más destacables de América Latina.

Entre 2010 y 2014 Colombia registró una tasa de crecimiento anual de 5% en promedio, nivel que ubicó su comportamiento por encima de la media regional (3,8%), y también del de sus principales pares como Chile (4,9%), Brasil (3,1%) y México (3,4%).

Gracias a este resultado, que consolida un favorable comportamiento observado por cerca de una década, todas las regiones del país han experimentado una reducción sostenida de la pobreza; tan sólo en el último cuatrienio, según el Dane, la pobreza total se redujo 9,7 puntos, y la pobreza extrema 5 puntos. Fruto de un mayor crecimiento y una menor incidencia de la pobreza, hoy el porcentaje del PIB que se requeriría para que la población colombiana por debajo de la línea de pobreza supere ese umbral es 0,58%, mientras que en 2002 era 1,6%.

Este favorable desempeño económico ha permitido incrementar progresivamente los ingresos de las entidades territoriales los cuales alcanzaron un 7,7% del PIB en 2013 (DNP, 2013). En efecto, durante el período 2002-2013, en pesos constantes, los ingresos per cápita de los municipios por concepto de transferencias (SGP) crecieron 56%, y los ingresos por regalías (SGR) 311%. Es importante destacar que fruto de la reforma al Sistema General de Regalías (SGR) los ingresos por regalías de los municipios y departamentos aumentaron 55,6% en promedio entre 2010 y 2013 lo que ha propiciado que, en la actualidad, un 25% de la inversión de las entidades territoriales se financie con estos recursos.

Pese a los progresos registrados, el crecimiento económico sigue siendo jalonado por pocas regiones y departamentos al tiempo que se evidencian fuertes desequilibrios y disparidades en su interior. Además, se ha hecho evidente un menor éxito en la disminución de la pobreza rural. Por ejemplo, en el periodo 2006-2012 la contribución al crecimiento económico del país estuvo explicada en un 51% por Bogotá, Antioquia, Valle y Santander. Así mismo, regiones como el Pacifico o múltiples subregiones al interior de los departamentos en todas las regiones, requieren esfuerzos mayores al promedio nacional para cerrar brechas sociales en educación, salud, agua potable, vivienda o capacidad institucional. Al mismo tiempo, la incidencia de la pobreza rural en las regiones es 1,59 veces mayor que la urbana.

Es en ese contexto que el Plan Nacional de Desarrollo 2014 – 2018 “Todos por un Nuevo país” se ha propuesto impulsar un enfoque territorial en las políticas públicas centrado en el cierre de las principales brechas sociales que impiden un desarrollo nacional más homogéneo y equitativo.

Para lograrlo será necesario alinear los objetivos de política entre la nación y los gobiernos territoriales, priorizar y focalizar las inversiones, mejorar la coordinación entre los niveles de gobierno, e incrementar la transparencia y la rendición de cuentas, a partir del seguimiento y la evaluación de los resultados. En suma, para mejorar la calidad de la inversión al tiempo que se fortalece la descentralización, se hace imprescindible materializar un enfoque territorial en las políticas públicas del Plan Nacional de Desarrollo. Como un instrumento para apoyar este propósito, es clave expandir los Contratos Plan, o acuerdos de desempeño entre el Gobierno Nacional y las regiones.

La experiencia piloto de siete Contratos Plan en nueve departamentos del país iniciada en 2012, en Boyacá, Nariño, Sur del Tolima, Norte del Cauca, Arauca, Santander, Antioquia, Córdoba y Chocó, confirma el potencial de este instrumento. Los pilotos involucraron a 272 municipios y tienen inversiones programadas que alcanzan los $12,6 billones de pesos, con una contrapartida del 78% del gobierno nacional y 22% de las entidades territoriales.

En virtud del creciente interés por adoptar Contratos Plan, el Consejo de Política Económica y Social aprobó el 22 de diciembre el Conpes 3822.

Este documento será la hoja de ruta para escalar éste instrumento de desarrollo regional, y también marca ciertas diferencias para la nueva generación de Contratos Plan, entre ellas la focalización geográfica que será departamental, la focalización temática que será en infraestructura social, infraestructura económica y fortalecimiento institucional. Se privilegiarán sectores en los que sea necesario mejorar la calidad de las inversiones entre ellos educación, salud, transporte, cultura. Se priorizará el mejoramiento y la rehabilitación de vías terciarias, construcción de espacios deportivos, construcción y recuperación de distritos de riego, construcción de sistemas de tratamiento de agua potable.

Por último, se establecerá una bolsa concursable de recursos para incentivar la articulación entre los municipios y el buen desempeño de los proyectos.

Simón Gaviria Muñoz

Director de Planeación Nacional

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado