Coyuntura / Clave para la calidad sostenible

Es necesario incentivar, a través de instrumentos válidos coordinados desde los sectores público, empresarial y académico, el fomento de modelos de excelencia en organizaciones, regiones y gobiernos que proyectan un futuro sostenible.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 22 de 2013
2013-05-22 11:33 p.m.

La necesidad de impulsar las organizaciones empresariales hacia mayores niveles de competitividad obliga a que sus líderes adopten diferentes modelos de gestión que les permitan alcanzar resultados sostenibles frente a los cada vez más exigentes mercados internacionales, y específicamente frente a sus diferentes grupos de interés.

Los modelos de excelencia constituyen una de las principales opciones para lograr este objetivo, en razón a que se comportan como sistemas gerenciales con la capacidad para configurar y alinear los elementos de la gestión con los elementos de la organización, hacia niveles de competitividad global. Los elementos de la gestión tienen que ver con la estrategia, los procesos, la calidad, la cultura, la innovación y la responsabilidad social empresarial, principalmente. Por su parte, los de la organización hacen referencia al gobierno corporativo, estructuras, roles y responsabilidades, entre otros.

Lograr la efectiva interacción de tales elementos es uno de los principales desafíos de un gerente.

Por ejemplo, una organización puede tener un excelente modelo de negocio, pero no posee el equipo humano con las competencias para desarrollarlo; o el caso de una estructura organizacional robusta y entrenada para atender diferentes líneas de negocio, que no cuenta con una gestión comercial consistente.

En este sentido, los elementos de la organización se parecen a un vehículo provisto de chasis, motor, y amortiguadores, y los elementos de la gestión representan la gasolina o combustible que lo hace andar.

Lo expuesto requiere un liderazgo con la capacidad para leer y entender las señales del entorno, los mercados y, de forma específica, las necesidades de sus grupos de interés, a partir de lo cual el líder orienta la construcción de una visión compartida, la cual se traduce en objetivos y estrategias que operan a través de procesos y proyectos por medio de equipos humanos comprometidos con la creación de valor sostenible, es decir, con la obtención de resultados económicos, en un ambiente moral donde se conocen y smitigan los impactos sociales y ambientales generados por la operación de la empresa, y a la vez se contribuye al desarrollo de las comunidades donde se opera, todo esto con una proyección de largo plazo.

En Colombia y el mundo se han establecido reconocimientos a organizaciones que generan la dinámica descrita, es decir, que han orientado su gestión hacia niveles de excelencia, los cuales son promovidos desde el máximo nivel ejecutivo como la Presidencia de la República, jefaturas de Gobierno o ministerios asociados a un determinado tema.

Entre los principales referentes se encuentran: El Premio Malcolm Baldrige a la Calidad en Estados Unidos, el Premio Europeo a la Calidad, El Premio Iberoamericano a la Calidad, el Premio Edward Deming a la Calidad en Japón y el Premio Colombiano a la Calidad, entre otros.

Tales reconocimientos han demostrado ser mecanismos efectivos para incentivar y movilizar a las organizaciones hacia mayores niveles de integralidad, competitividad y, en general, hacia su desarrollo sostenible.

En el país hay casos por destacar como el de Icontec, que es la única entidad acreditada en América Latina por la ISQUA, organización internacional acreditadora de acreditadores de modelos de calidad en salud. También se destaca la Corporación Calidad, que desde 1992 fomenta el desarrollo de modelos de excelencia en las empresas locales.

Revisando el nivel de avance del país en la adopción de modelos de excelencia, tenemos como referente a organizaciones reconocidas con el Premio Colombiano a la Calidad de la Gestión, las cuales llegan a 33, en 20 años.

En el caso de Acreditación de la Calidad en Salud en 8 años de existencia, tenemos 26 IPS acreditadas.

Si bien es cierto que existe un número importante de empresas que cuentan con modelos de excelencia y no se postulan a los reconocimientos descritos, también es cierto que existe una brecha muy grande de cara a desafíos internacionales como los tratados de libre comercio, por lo que resulta imperativo incentivar a través de instrumentos válidos coordinados desde los sectores público, empresarial y académico, el fomento de modelos de excelencia en organizaciones, regiones y gobiernos que proyectan un futuro sostenible.
Humberto Díaz Gutiérrez,
Gerente de PHVA Consultores S.A.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado