Coyuntura / Una estrategia para ser altamente competitivos

En un mundo globalizado como el actual, las empresas con marcas posicionadas y catalogadas como de alto desempeño direccionan sus estrategias hacia procesos de alta calidad y productividad.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
abril 10 de 2014
2014-04-10 04:16 a.m.

Es indiscutible que las empresas colombianas de todos los sectores de la economía ya están experimentando presiones considerables frente a la gran oferta de bienes y servicios que competidores de talla mundial han introducido en el mercado, producto, entre otros factores, de la innovación tecnológica, la externalización, la globalización y la apertura de los mercados.

Competir de manera eficiente para enfrentar este reto implica producir bajo un modelo de ‘excelencia operacional’, incorporando en sus estrategias el conocimiento sobre cómo mejorar los procesos y cómo hacer las cosas mejor, más rápido y más barato.

Producir para liderar un mercado puede tener variantes desde el punto de vista estratégico con sus correspondientes riesgos, bien sea porque se quiere tener costos de producción más bajos que la competencia, productos o servicios altamente diferenciados, o segmentar su mercado enfocándose en un grupo particular de clientes.

El marco estratégico da una visión de la actividad de la compañía y la ruta para alcanzar los objetivos; cómo obtenga los resultados dependerá de la ejecución del plan estratégico formulado, el cual incluye uno de mercadeo y otro de producción, en el cual este último identifica los productos o el portafolio de servicios a ofrecer, la tecnología a utilizar, las políticas de manufactura y sus procesos incorporados para la compra, producción y distribución en toda la cadena de valor, hasta llegar a satisfacer la necesidad de un cliente.

Por lo tanto, producir bajo el modelo de ‘excelencia operacional’ es una decisión muy rentable, sobre todo por los positivos efectos en el ROI (retorno de la inversión).

Los defectos, errores o equivocaciones en los procesos afectan la calidad en el producto o servicio, y son costosos, producen bajos ingresos y bajo margen de utilidades, generan insatisfacción y pérdida de clientes.

En un mundo globalizado como el actual, las empresas con marcas posicionadas y catalogadas como de alto desempeño direccionan sus estrategias hacia procesos de alta calidad y productividad, con aproximación a cero defectos.

De tal forma que en la ejecución de su óptica estratégica sobrepasan la percepción que tienen sus clientes de la calidad esperada por su oferta de valor, al proporcionar productos o servicios que logran un alto grado en la satisfacción de sus criterios de compra.

Cuando se logran estos resultados por la incorporación y la combinación de las filosofías más avanzadas del mejoramiento continuo, se establece un sistema de producción de bienes manufacturados o de prestación de servicios basado en la ‘excelencia operacional’.

Esta opera con las filosofías del mejoramiento que son referentes de calidad de clase mundial, pues trabajan como estrategia una métrica de la calidad mundial denominada ‘six sigma’, que establece los parámetros en los que debe producirse, desde su diseño, un producto o prestarse un servicio de alta calidad en toda la cadena de valor de sus procesos técnicos (empresas manufactureras) o no técnicos (de servicios), hasta entregarlo al cliente, entendiendo que un defecto, como lo expone el profesor de la Universidad de New Haven Dhirendra Kumar: “es cualquier cosa que impida a un negocio servir a sus clientes como a ellos les gustaría ser servidos”.

Una empresa que opera el modelo de ‘excelencia operacional’ en sus procesos operativos integra las filosofías de mejoramiento más reconocidas en el mundo (Kaisen, Lean Thinking, Six Sigma, Teoría de Restricciones, Administración de Tecnologías de Información y Comunicaciones, Infraestructura de Tecnologías de Información, y Gestión de la Calidad Total).

Operar con un modelo de ‘excelencia operacional’ como el que plantea SartOpex implica adoptar un esquema metodológico y sistémico de integración de prácticas de gran impacto en la cultura y estrategia de cada organización, fundamentadas por una gestión de cambio que requiere un fuerte liderazgo de equipos hacia la gerencia de procesos eficientes en toda la cadena de valor, hasta satisfacer los requerimientos de los clientes. El SmartOpex es una estrategia de negocio hacia la alta calidad que combina, entre otras, las filosofías de lean-six sigma como un modelo que instala la disciplina operacional fundamentada en el liderazgo de los equipos de trabajo que la implementan, usando los pasos de la metodología Dmaic (definir, medir, analizar, mejorar y controlar).

La ‘excelencia operacional’ se consigue por la combinación de factores alineados a la consecución de los objetivos estratégicos, siendo el de mayor trascendencia el capital humano.

Juan Carlos Posada L.

CEO, Grupo Spi-Acosixsigma

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado