Coyuntura/ Invertir y generar empleo

El crecimiento poblacional y del parque vehicular, así como la exigencia ciudadana de contar con servicios públicos de calidad, llevan inexorablemente a que tanto desde los aparatos gubernamentales como de las empresas prestadoras de servicios, se tengan que efectuar inversiones para satisfacer la demanda que se va incrementando anualmente.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 18 de 2015
2015-09-18 12:56 a.m.

La necesidad de habilitar infraestructura es una característica de casi todos los países latinoamericanos. El crecimiento poblacional, del parque vehicular y la exigencia ciudadana de contar con servicios públicos de calidad, llevan inexorablemente a que tanto desde los aparatos gubernamentales como de las empresas prestadoras de servicios, se tengan que efectuar inversiones para satisfacer la demanda que se va incrementando anualmente.

El concepto para atender este impostergable requerimiento de la población es muy similar en los cuatro países de la llamada Alianza del Pacífico: México, Colombia, Perú y Chile, y consiste en un ‘mix’ de obra pública y concesiones organizadas desde el aparato estatal. La confianza en la institucionalidad, en el manejo macroeconómico del Estado y en la continuidad del modelo económico en el largo plazo, son las variables que incentivan a las corporaciones multinacionales a arribar a estos países, como es el caso de la centenaria empresa española OHL, que está presente en cada uno de los países de la Alianza. En Colombia, lo hace a través de su subsidiaria, la Agrupación Guinovart Obras y Servicios Hispania.

La incursión en territorio colombiano con ejecuciones tangibles data del año 2010, fecha en la que contrató con la firma de generación y comercialización de energía eléctrica Emgesa (controlada por las compañías Enersis y Endesa Chile), la construcción de la Central Hidroeléctrica de El Quimbo, en el departamento de Huila. La generadora operará con una potencia efectiva de 400 MW, ha tenido un costo del orden de 1.000 millones de dólares y está muy próxima la fecha de la puesta en operación comercial.

En octubre del 2014 OHL –con su división de concesiones– se adjudicó en el proceso de competencia la concesión de la autopista Magdalena 2, ubicada en el departamento de Antioquia, y conducida por la Agencia Nacional de Infraestructura.

La concesión es por 25 años, y se trata de la construcción y gestión de 144 kilómetros de carretera, que deberán estar culminados a finales del 2019. La inversión comprometida es por 344 millones de dólares, que deberá sufragar el concesionario. Se calcula que entre empleos directos e indirectos se tendrán en toda la fase constructiva hasta 7.100.

En enero pasado, en licitación pública, organizada por la Alcaldía de Medellín con la subsidiaria Agrupación Guinovart Obras y Servicios Hispania Colombia, se adjudicó la obra de Parques del río de Medellín, consistente en la construcción de: 1,2 kilómetros de carreteras, en los cuales se ampliarán los carriles de 4 a 7, se construirían 2 puentes peatonales y se sembrarán 1.771 árboles en la zona y 6.105 en otras partes de la ciudad. La inversión es de 59 millones de dólares y se estima que en la ejecución de la obra, que debe culminar en diciembre de este año, se deben contratar hasta 3.500 empleos directos.

El rubro de concesiones y construcciones de obras privadas y estatales es hoy muy competitivo en toda Latinoamérica, donde han arribado compañías coreanas, chinas, italianas, españolas y portuguesas. En este contexto, no solo se lucha por presentar los mejores pergaminos de las obras realizadas, concesiones en operación y precios ofrecidos, sino que también forman parte del día a día del sector los affaires que pueden tener las empresas en otros países.

Las facilidades de las comunicaciones a nivel global permiten conocer sobre los hechos que viven los protagonistas en otras latitudes, lo cual es una herramienta de doble filo, pues el anonimato y la edición de audios e imágenes, puede responder a intereses subalternos para dañar honras, de allí la necesidad que los medios de comunicación actúen con prudencia y responsabilidad, lo cual no tiene que entrar conflicto con la necesidad de la celeridad de informar.

Un caso muy elocuente de lo reseñado lo tenemos en Colombia y, justamente con OHL, en el cual se ha pretendido no solo desacreditar, sino que se le cancelen contratos por un caso ocurrido en mayo pasado en México, donde unas grabaciones ilegales con difusión por YouTube han generado un ajetreo mediático de autoridades gubernamentales de la gestión de Enrique Peña Nieto y ejecutivos de la empresa. Sin embargo, todavía hay que dilucidar la autenticidad para determinar responsabilidades.

Aquí, en tierras colombianas, se trató de afectar el contrato con la Alcaldía de Medellín por la obra Parque de los Ríos, sin embargo, esta ya empezó a construirse a finales de abril, y en los próximos cinco meses deberá culminarse. Muy importante ha sido la responsabilidad con la que actuó la Alcaldía, pues en Colombia la subsidiaria de OHL, se desenvuelve en la más absoluta legalidad, que permite ganarse la legitimidad en la opinión pública.

César Gutiérrez

Consultor

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado