Coyuntura / La Ocde, por el buen camino

En la reciente reunión de la Organización, el país presentó dos herramientas con las que trabaja para impulsar el desarrollo a partir de inversiones públicas más eficientes a nivel territorial: los Contratos Plan y la Misión de Ciudades, iniciativa del Departamento Nacional de Planeación.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 08 de 2014
2014-01-08 04:36 a.m.

Colombia ha dado un salto cualitativo en el imaginario internacional. De ser un país satanizado a convertirnos en un referente político, económico y social latinoamericano y mundial.

En ese camino, la invitación a formar parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) es el argumento más poderoso de que algo ha cambiado en la forma de relacionarnos con el mundo.

Ser parte de una organización como la Ocde no es una entrada gratis y sin obligaciones.

Al contrario, requiere un esfuerzo para igualar nuestras políticas con las del resto de los Estados miembro porque, a partir de la hoja de ruta definida en septiembre pasado por el Consejo General de esta organización, Colombia deberá ajustar la forma en que se trabaja lo público.

En la reciente reunión ministerial de la Ocde en que participó Colombia, el país presentó dos herramientas con las que trabaja para impulsar el desarrollo a partir de inversiones públicas más eficientes a nivel territorial.

La primera son los Contratos Plan, una iniciativa para aunar esfuerzos que permitan a las entidades nacionales, regionales, departamentales y municipales diseñar e implementar proyectos de desarrollo de largo plazo.

En la actualidad, en el país ya contamos con siete de estos instrumentos en los que se va a invertir alrededor de 12,5 billones de pesos, que serán aportados por el Estado y las instituciones territoriales.

La segunda es la Misión de Ciudades, una iniciativa del Departamento Nacional de Planeación que busca definir una política al 2035 para fortalecer a los municipios como motor de crecimiento del país, al promover la competitividad regional y nacional, y mejorar la calidad de vida de los colombianos de una manera sostenible.

Contar con una política nacional de ciudad es clave para el desarrollo territorial, ya que el 85 por ciento del PIB se genera en las urbes.

Por eso necesitamos potenciar los centros urbanos como motores de crecimiento y desarrollo.

Estos dos instrumentos para canalizar la inversión pública deben pasar, obligatoriamente, por un fortalecimiento de las capacidades de los gobiernos locales para gestionar de manera adecuada los proyectos que se pongan en marcha.

Las reuniones en las que participó Colombia con los representantes de la Ocde dejaron claras dos cosas. Por un lado, que el país está trabajando en la dirección adecuada en la definición de herramientas que impulsen el desarrollo territorial en materia de inversión pública.

En este sentido, la entrada a la Ocde requerirá que el país adopte instrumentos que organizan y regulan esta materia.

En segundo lugar, solo 18 de los 34 países miembro de este organismo cuentan con una política nacional de ciudades; de esta manera, el tiempo que el Gobierno Nacional ha establecido para el desarrollo de la misión de ciudades hará posible que la formulación e implementación de la política cuente con el acompañamiento de la Ocde y cumpla con los estándares internacionales.

Tatyana Orozco

Directora del Departamento Nacional de Planeación

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado