Coyuntura / Pinocho y los TLC

Pasada la efervescencia del paro agrario y con nuevos datos, se ve cómo manipulan la información algunos supuestos defensores de los campesinos colombianos, quienes en su afán por endilgar todos los problemas del agro a los TLC, no dudaron en lanzar afirmaciones poco fiables.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
octubre 04 de 2013
2013-10-04 01:08 a.m.

Pasada la efervescencia del paro agrario, una mirada más reposada y con nuevos datos pone en evidencia cómo manipulan la información algunos supuestos defensores de los campesinos colombianos.

En su desesperado afán de endilgar todos los problemas del agro a los TLC, no dudaron en lanzar afirmaciones poco fiables.

Es claro que el campo colombiano vive una compleja problemática, gestada a lo largo de varias décadas y fuente del malestar social reflejado en el paro.

Pero ella no se puede solucionar buscando chivos expiatorios, sino encontrando la raíz real de los problemas.

Y a eso no contribuyen aquellos que buscan pescar en río revuelto, con perlas como las siguientes:

El senador Jorge Robledo afirma que “el libre comercio es la causa de la crisis agraria”. Ese es un eslogan que suena bonito, vende bien y genera alianzas, antes imposibles, con aquellos que nunca piensan en el bienestar del consumidor pero sí en preservar su estado de confort.

Curiosamente, pocos días antes de esa afirmación, Portafolio titulaba: “Colombia, la segunda economía más cerrada de A. Latina”.

Muchos siguen creyendo que la apertura unilateral de 1991 volvió al país una economía abierta y de libre comercio.

Pero con su táctica del avestruz, no ven que el mundo se siguió moviendo, mientras aquí nos quedamos maquinando cómo ‘neutralizar’ el ‘neoliberalismo’.

No de otra forma se pueden entender los resultados del Global Competitiveness Report 2013-2014: en la variable ‘prevalencia de barreras al comercio’, Colombia está en el puesto 131 entre 148 países; en el de la tarifa arancelaria en el 82, aun después de la reforma arancelaria de 2010 y del diferimiento para bienes de capital e insumos no producidos, y en los coeficientes de apertura en el 143 en importaciones y en el 137 en exportaciones.

¿Es este el libre cambio a la colombiana que explica el paro?

En el mismo artículo el senador Robledo afirmó que: “…arroz, cárnicos, lácteos, oleaginosas, papa, azúcar y hortalizas… vienen desapareciendo con los TLC suscritos y la Alianza del Pacífico, como lo muestra el otro millón de hectáreas de agricultura eliminada entre 2000 y 2012”. Esta afirmación es falsa de ‘cabo a rabo’.

Para empezar, la Alianza del Pacífico no puede estar “desapareciendo” cultivos por la simple razón de que no está vigente.

La negociación comercial apenas concluyó a finales de agosto y debe ser aprobada como ley por el Congreso y revisada por la Corte Constitucional antes de entrar en vigencia.

Con relación al área cultivada, las cifras del Minagricultura indican que en ese periodo, excluyendo café que no tiene datos completos, creció en 240 mil hectáreas.

Y respecto a papa, azúcar, hortalizas, oleaginosas, y carnes de res, pollo y cerdo, la producción tiene las oscilaciones naturales, pero su tendencia es claramente ascendente; en el caso de leche, hay un estancamiento reciente, pero no una caída; y solo en arroz riego se reduce la producción en los últimos años.

La representante Pinilla trinó el 28 de agosto: “TLC con UE puso en total riesgo producción de leche, quesos y mantequillas colombianas por eso se justifica el #ParoNacional”.

Este debe ser el TLC con el impacto más veloz en la historia comercial del mundo; entró a regir el 1 de agosto de 2013 y en 27 días tenía en riesgo al sector lechero.

En esa negociación, quedó un contingente de leche en polvo de 4.000 toneladas, equivalente al 0,6 por ciento de la producción anual nacional, y por fuera de él se aplica un arancel del 98 por ciento que se desgrava a 17 años.

¿Será un tiempo suficiente para mejorar la productividad y neutralizar el “riesgo”?

En otro de sus trinos dijo: “Importaciones de alimentos pasaron de 252.516 t en el 1er trimestre del 2011 a 385.196 t en el primero del 2012 TLC con #EstadosUnidos”.

Esas cifras son falsas, porque entre los dos periodos mencionados el volumen se redujo en 71,1 por ciento; pero, más importante aún: el TLC con Estados Unidos no estaba vigente en el primer trimestre de 2012.

¡Ese es el tipo de “verdades” con las que defienden a los campesinos! Y con ellas crearon un ambiente que impidió a los ciudadanos de a pie asimilar objetivamente la información con la que el Gobierno demostró lo enclenques que eran esos argumentos.

Por si hiciera falta algún dato objetivo más, los resultados del PIB del primer semestre de 2013 que acaba de publicar el Dane indican que la papa creció 13,5 por ciento respecto al 2012, corroborando una buena cosecha que pudo reducir los precios.

¿Aun así seguirán sosteniendo que está “desapareciendo” por los TLC, y que eso justifica los paros?

Hernán Avendaño Cruz

Economista y Catedrático

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado