Creadores de valor

Es notable lo que Ecopetrol ha logrado gracias a la visión de sus administradores. Isaac Yanovich y Javier Gutiérrez han creado una riqueza que no tiene comparación en el país.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
octubre 04 de 2012
2012-10-04 12:50 a.m.

De forma permanente, la prensa informa el valor de las fortunas personales de los hombres más ricos del mundo.

Carlos Slim, el primero de la lista, tiene una riqueza estimada cercana a US$73 mil millones. Bill Gates y Warren Buffett siguen en la lista. Por lo general, estos nombres generan reconocimiento y respeto, porque gracias a su visión y esfuerzos han creado riqueza, la cual no solo los ha beneficiado personalmente, sino a toda la sociedad. Igual podría decirse de nuestros magnates locales.

Es una lástima que en las escuelas de negocios y en los medios poco se discuta sobre el aporte de los administradores a los resultados empresariales, en particular cuando se trata de los gerentes públicos. Los organismos de control y la prensa, usualmente, destacan sus errores, pero pocas veces se refieren a los resultados positivos, por ello, grandes administradores que han hecho contribuciones enormes a las empresas y a la sociedad, parecen ser solo nombres de una lista.

El caso de Ecopetrol es ilustrativo. La empresa fue valorada en US$25.500 millones en diciembre del 2007, cuando se presentó al público la primera oferta de colocación de sus acciones.

Hoy, la capitalización bursátil de la petrolera muestra un valor de mercado de US$120.346 millones, con lo cual se ha generado un valor adicional de US$94.846 millones en menos de 5 años.

Los resultados favorables no obedecen de forma exclusiva a los mayores precios internacionales del crudo.

Esto se deduce por lo que ha sucedido con otras empresas del sector. Las acciones de varias firmas petroleras como BP y Petrobras han caído en los últimos 5 años.

Otras muestran resultados positivos, como Occidental o Chevron, cuyas acciones se han valorado en 64% y 32%, en igual periodo. Pero el resultado de Ecopetrol es sorprendente, porque su valor en dólares se ha multiplicado casi 5 veces.

La razón de la riqueza adicional que se ha creado en Ecopetrol se encuentra, en gran medida, en la visión y las decisiones que han adoptado sus dos últimos presidentes, Isaac Yanovich y Javier Gutiérrez.

Yanovich, designado en agosto del 2002, rápidamente identificó que la compañía no era viable en el largo plazo, porque su capacidad de expandirse estaba limitada por su condición de empresa 100% estatal.

Si bien había importantes proyectos de inversión para aumentar la exploración y producción de hidrocarburos, así como para incrementar y mejorar la capacidad de refinación, las cifras se consolidaban para efectos fiscales con las del resto del sector público (gobierno central, gobiernos territoriales y empresas descentralizadas del Estado).

Con criterio cortoplacista, la inversión de Ecopetrol era una de las variables de ajuste fiscal.

De allí que los gobiernos nacionales redujeron y pospusieron, de forma recurrente, la expansión de Ecopetrol, al limitar sus inversiones.

Entre el periodo 1995 a 2005, la inversión anual promedio de Ecopetrol fue de US$600 millones, pese a que el crecimiento de la compañía requería de montos sustancialmente superiores.

El gran aporte de Yanovich fue convencer al Gobierno Nacional de democratizar una parte de la propiedad accionaria con el fin de eliminar la visión cortoplacista de carácter fiscal y establecer un gobierno corporativo que favoreciera el desarrollo de la empresa.

Así fue como en diciembre del 2006 el Congreso (Ley 1118) autorizó su capitalización y democratización hasta en un 20% de la propiedad estatal. Sin esa modificación legal, Ecopetrol no se habría expandido como lo ha venido haciendo.

Yanovich, además, le imprimió un sello empresarial y comercial, en contraste con la cultura tradicional de monopolio estatal que la caracterizaba, a la vez que eliminó la indebida influencia que tenía el sindicato en el manejo de la compañía.

Con los recursos frescos de la capitalización y sin la limitación de las cuentas fiscales, Javier Gutiérrez ha liderado un programa agresivo de inversiones, no solo en toda la cadena de valor tradicional (exploración, producción, refinación y transporte), sino también en petroquímica. La petrolera también se ha internacionalizado adquiriendo participaciones de compañías en el exterior. Las inversiones aumentaron de US$1800 millones en el 2007 a US$4800 millones en el 2008, y de forma creciente hasta US$7200 millones en el 2011.

La financiación de este plan se ha hecho con las dos capitalizaciones (democratizaciones), y con una presencia activa en el mercado de capitales local e internacional. Una decisión acertada fue la de emitir ADR en la Bolsa de Valores de Nueva York y Toronto, ya que se amplió el universo de posibles inversionistas (reduciendo el costo de capital de la empresa) y se fortaleció el gobierno corporativo por las exigencias de reguladores y los mercados internacionales.

Es notable lo que Ecopetrol ha logrado gracias a la visión de sus administradores. Yanovich y Gutiérrez han creado una riqueza que no tiene comparación en el país.

Y que, como se mencionó, es significativa, incluso a nivel internacional.

El futuro de Ecopetrol luce favorable en la medida en que su administración mantenga la visión empresarial de los últimos años. No deja de ser paradójico que algunos de los pocos nubarrones que se observan provengan de la forma estrecha como los organismos de control evalúan la gestión de los administradores públicos.

Difícil entender, por ejemplo, que se abra un proceso de responsabilidad fiscal contra el presidente y otros funcionarios de la empresa por una emergencia ambiental, en donde no existen elementos de dolo o culpa grave por parte de ellos.

El mensaje que recibe un excelente administrador, como Gutiérrez, es que es mejor apartarse del manejo público o abstenerse de tomar decisiones.

Ojalá las facultades de negocios, los centros de pensamiento y la prensa se preocupen más en estudiar, resaltar y divulgar los logros de los creadores de valor en Colombia.

De su visión y coraje quedan lecciones importantes para todos nosotros. Yanovich y Gutiérrez son dos ejemplos notables. Pero de seguro hay otros más.

Carlos Alberto Sandoval

Expresidente del Autorregulador del Mercado de Valores.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado