Créditos Sindicados: una opción para el empresariado

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
agosto 27 de 2015
2015-08-27 07:45 p.m.

El crecimiento y expansión de las empresas colombianas son una tendencia creciente tanto localmente como en la región, pues cada vez son más las compañías nacionales que están en capacidad de expandir sus operaciones dentro del país y al exterior, y que han empezado a incursionar en nuevos mercados.

A medida que se dan estos crecimientos que conllevan a una expansión de la capacidad instalada, mayores necesidades de capital de trabajo, inversión en nuevos proyectos y adquisiciones de compañías, las empresas requieren de una estructura financiera adecuada que responda a las necesidades. Adicionalmente estas tendencias traen nuevos retos y riesgos que deben ser debidamente analizados y diversificados. Por el contrario, la realidad muestra que es más frecuente de lo que pareciera, encontrar casos de empresas que no están preparadas financieramente y con una estructura que no acompaña ni responde a las necesidades y el buen momento del negocio.

En este sentido, la banca de inversión se convierte en un actor de suma importancia para que las compañías puedan estructurar sus transacciones correcta y convenientemente y así obtener los medios y recursos para lograr sus objetivos, y por ende, el retorno para sus accionistas.

La asesoría especializada, brinda una serie de opciones y servicios que de una forma estratégica y ordenada, lleva al empresario al logro de sus objetivos y proyectos que de otra manera serían demasiado riesgosos o inaccesibles. Sin duda alguna, la banca de inversión es un aliado estratégico para realizar las transacciones y proyectos de los diferentes sectores económicos del país.

Una de estas opciones, y que en Colombia se puede considerar como sub-utilizada, son los créditos sindicados o créditos estructurados. La principal diferencia y valor agregado de este tipo de créditos es que se trata de un solo contrato de crédito en el que se unen varios bancos con las mismas condiciones de tasa de interés, plazo y garantías. Asimismo al ser la sumatoria de cada uno de los bancos participantes, el monto del crédito sindicado suele ser un monto importante que representa la gran parte del endeudamiento de la empresa, que se ajusta a los flujos de caja esperados de la compañía y que responde al requerimiento y necesidad del momento.

Los siguientes son los “síntomas” que de presentarse de forma conjunta en la situación financiera y endeudamiento de la compañía, deberían llevar a considerar a sus administradores a buscar una asesoría de banca de inversión y así reducir los riesgos de una potencial situación de iliquidez:

• Relación con un número plural de bancos de entre 5 a 10 entidades

• Múltiples operaciones de crédito de bajos montos y corto plazo con alto desgate operativo

• Concentración de las garantías en un sólo banco lo que limita la optimización de las mismas con otras entidades

Por otra parte, las políticas de crédito de los bancos establecen que estos deben diversificar sus riesgos y trazan límites de exposición por cliente, por lo que en una situación donde una compañía está requiriendo más de lo que un banco puede prestarle, un crédito sindicado es la herramienta ideal para acceder a los recursos requeridos.

Finalmente y para concluir, a través de la banca de inversión los empresarios pueden encontrar estructuras y alternativas de consecución de recursos las cuales facilitarán el desarrollo de sus negocios y el cumplimiento de sus metas a mediano y largo plazo.

Pablo Bickenbach
Director Ejecutivo de HBI, Banca de Inversión
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado